Mi amigo el gigante
Título original
The BFG
Género
,
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
117'
Fecha de estreno
08/07/2016

Mi amigo el gigante

4 / 6
Humor 2/5
Acción 3/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Melissa Mathison y Steven Spielberg formaron equipo en 1982 para escribir y rodar una película que, en seguida, se convirtió en un clásico de la ciencia-ficción / fantasía infantil: E.T. Más de 30 años después se reúnen para capturar una nueva historia de amistad entre seres bien distintos, en la que como casi siempre sucede con Spielberg la infancia y la soledad están muy presentes.

Mi amigo el gigante llega en 2016 con el mismo espíritu que envolvía ese cine de los ochenta, en el que varios cineastas (entre ellos el mismo autor de E.T. El extraterrestre) consiguieron mezclar con éxito lo fantástico, lo dramático y una poderosa imaginación para llegar al público más joven.

En este sentido, la adaptación del libro de Roald Dahl es un aspecto que apoya todo lo anterior, pues precisamente se publicó por primera vez en 1982. Además, Dahl ha sido un autor capaz de atraer a directores bien diversos en su puesta en escena, aunque todos ellos marcados por la nostalgia de la infancia e incluso la orfandad: Tim Burton con Charlie y la fábrica de chocolate o Wes Anderson con Fantástico señor Fox.

Por su parte, Mathison apuesta por un guión en el que se da tiempo (algo poco frecuente en el cine de este género) para construir a los personajes, sus conflictos, su interrelación y para dibujar un entorno que –en los contextos de ensueño y fábula– constituye un factor esencial. Ese tiempo para mimar ese espacio, así como un lenguaje que confía en sus propios juegos y en desvelar los progresos con timidez y sin brusquedades sensacionalistas, chocarán a un espectador que busque espectáculo en los efectos especiales y velocidad en las tramas.

De hecho, el truco de Mi amigo el gigante está en la ternura de una historia donde aborda la discriminación del que parece débil y la amistad sin prejuicios entre personas tan dispares como una niña solitaria y un anciano y canijo gigante. A toda esta delicadeza en tratar los sentimientos y las actitudes acompaña una elaborada estrategia en el uso de la imagen real integrada con la de captura de movimiento, que permite a Mark Rylance lucirse tanto como la debutante Ruby Barnhill. Esta última es un gran acierto del cásting, que se arriesga con un perfil fuera de los cánones externos y habituales de niña-actriz, pero más cercanos al universo que Dahl dibuja en sus relatos.

Con momentos más álgidos que otros y otros curiosamente monárquicos y con la seguridad y eficacia que siempre le da a Spielberg trabajar con Janusz Kaminski (en la fotografía) y John Williams (en la banda sonora), The BFG se estrena con ese halo clásico que no siempre juega a favor en la taquilla.

Firma: Lourdes Domingo


Deja un comentario