Muchos hijos, un mono y un castillo
Título original
Muchos hijos, un mono y un castillo
Género
,
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
88'
Fecha de estreno
15/12/2017
País

Muchos hijos, un mono y un castillo

3 / 6
Humor 2/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

El documental recoge, con gran sentido del humor, catorce años de la vida de la familia Salmerón, liderada por la matriarca. Julita es el epicentro de un film que, entre el esperpento y un tono serio, repasa grandes asuntos de la vida del hombre.


Gustavo Salmerón es un actor (El arte de morir, Lluvia en los zapatos, La ardilla roja) que se lanzó a la dirección con el cortometraje Desaliñada, por el que se llevó el Goya en 2001. En Muchos hijos, un mono y un castillo realiza su primer largo documental y, lo que es más destacable, un proyecto absolutamente propio.

Son catorce años (desde 2002) de imágenes rodadas en familia, a las que ha sumado vídeos de la infancia, también en súper 8. Y en los dos años dedicados a la post-producción y montaje, Salmerón ha construido un hilo conductor que logra ir más allá de un conjunto de imágenes marcadas por la gracia natural de su madre.

En esta película no hace falta buscar ni la perfección formal de la imagen ni grandes revelaciones personales. Julita se basta. Su arsenal de objetos, de amores absurdos y otros muy esenciales, su particular y espontánea mirada sobre la historia política del país, su colección de anécdotas tronadas y sus gestos pueden poner al espectador, incluso, en la duda de su autenticidad.

Sin embargo, al final, eso resulta poco relevante. Pues los hijos, el mono y el castillo son el relieve de dos cosas que logra el film. Uno, dar nueva vida al esperpento y humor tan autóctono y cercano al de Berlanga-Azcona. Y dos, recordarnos que la familia siempre es fuente de descubrimiento vital: ahí es donde se encuentra gran parte del sentido de lo que hacemos y donde se fragua incluso aquél que va más allá.

Firma: Lourdes Domingo