Neruda
Título original
Neruda
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
108'
Fecha de estreno
23/09/2016
País

Neruda

3 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 1/5
Sexo 1/5

El chileno Pablo Larraín (El Club) recoge la controvertida figura de uno de los poetas más célebres de su país del siglo pasado y la desfigura a través del lente cinematográfico. Ni Larraín, reconocido por cuidar la estética, la belleza y el diálogo visual en sus cintas, ni Pablo Calderón, guionista, asumen la responsabilidad de retratar con fidelidad unos hechos históricos. Más bien, Neruda parece una dedicatoria a su protagonista, un poema visual al poeta Nobel de Literatura.

Como ya se ha comentado, en Neruda la fotografía es muy bella, los detalles visuales son incontables y la narración es luminosa por poco habitual. Por su parte, la pasión del protagonista por la novela policíaca alumbra un guión en el que se juega al ratón y al gato y en el que el perseguidor se convierte en el perseguido, por sus propios temores y sus sueños inalcanzables.

La cámara sigue moviéndose aunque la acción se detenga constantemente y eso le da al film un ritmo que atrapa. A su vez, los diálogos, las palabras y las imágenes sugerentes aportan tanta información que el espectador no puede por menos que estar atento a lo que pretende explicarnos un film que, en definitiva, es una ficción poetizada de una historia en la que sólo sus personajes encuentran espacio en la vida real.

Al final, Neruda es una historia contada con corrección –a pesar de ciertos tropiezos con los excesos decadentes– y con encanto, que despierta los sentidos y juega al despiste. Pero, en el fondo propone una original forma de narración que convencerá, en especial, a los que no frecuentan el cine atropellado y más comercial.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario