Nuestra hermana pequeña
Título original
Umimachi Diary
Género
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
128'
Fecha de estreno
23/03/2016
País

Nuestra hermana pequeña

3 / 6
Humor 1/5
Acción 0/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Inspirada en el manga Umimachi Diary (Diario de una ciudad costera) de Akimi Yoshida, esta pequeña joya llegada de la tierra de los cerezo en flor obtuvo el Premio del Público en el Festival de San Sebastián.

Puro cine. Nuestra hermana pequeña es un precioso pedazo de realidad donde la vida late en cada cosas pequeña que retrata. Bellamente fotografiado y narrado a través de capturas esenciales, es una pieza que gravita alrededor de temas como la muerte, la familia, la moralidad de los actos y el sacrificio. Una muestra de cómo conmover sin excesos y de realzar la presencia de los personajes secundarios y, sobre todo, del personaje femenino como principal –¡multiplicado por cuatro!–. Dejando aparte toda reciente polémica, hacer cine con fuertes mujeres como bandera es posible para el que quiere.

Las cuatro jóvenes y magníficas actrices protagonistas son magnéticas por su autenticidad y su interioridad traspasa la pantalla en cada plano, en cada gesto y cada respiración, sin ningún esfuerzo ni artificio. Todas están muy bien caracterizadas, tendiendo así un puente al espectador, que se sube a él encantado, si está dispuesto a pasear por este trozo de cotidianidad sin más ansia que la de contemplar y disfrutar con ellas los momentos de alegría, dudas, dificultades y cariño fraternal. Aunque no se pasa de largo del dolor, la pérdida, las decepciones y las carencias, patentes en una sociedad donde los más vulnerables reciben los desarraigos y heridas que generan las relaciones inestables.

Todo ello compone una sinfonía de notas propias del cine japonés, que hemos contemplado antes en sus producciones. Un cine que sabe contar sus historias, humanas y espirituales, emocionantes y accesibles sin ser insulsas ni dulzonas.

Nuestra hermana pequeña no es una obra maestra pero sí una película digna de ver, que se diferencia de los demás dramas juveniles y le da una lección a los edulcorados y falsos caramelos de Hollywood destinados al público adolescente. Aquél que se deja engañar (con ellos) realmente es porque quiere.

Firma: Begoña Arribas


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario