O Apóstolo
Título original
O Apóstolo
Género
Año de producción
2012
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
72'
Fecha de estreno
31/10/2012
País

O Apóstolo

3 / 6
Humor 2/5
Acción 2/5
Violencia 1/5
Sexo 0/5

Basado en una supuesta leyenda gallega sobre el Camino de Santiago, esta producción tiene algunos logros en su haber que pesan con fuerza en su campaña promocional: es la primera película europea en stop-motion estereoscópico (3D) y la segunda del mundo (con la primera, Los mundos de Coraline, comparte personal técnico); es el primer proyecto crowdfunding en España que se estrena en salas comerciales, y la primera banda sonora de film español con Philip Glass entre sus compositores.

Fernando Cortizo debuta, así, con su ópera prima en largometraje, tras años de trabajo de intenso trabajo en cortos de animación. Quizá ese conocimiento del terreno y, en especial, del stop-motion en plastilina, le ha impulsado a rodearse de los mejores animadores y modeladores en el panorama internacional. Previo a la ingente labor con maquetas y muñecos, se ha tenido en cuenta un casting que ha servido para inspirar las figuras de los personajes. Como dato para el recuerdo, O Apóstolo ha sido la última aportación de Paul Naschy al cine y, en especial, al género de terror y fantástico.

El guión del mismo Cortizo navega entre la parodia y el esperpento, mirando hacia la Galicia profunda y rural, sin dejar de lado otros tópicos del género mundialmente conocidos como los envenenamientos, cementerios tétricos y evocación de espíritus. Sin duda que al guión le falta una vuelta en los diálogos, excesivamente previsibles y planos en no pocos momentos. Sin embargo, el metraje y la apuesta por lo visual hablan por sí solos de una intención de alcance medio, en aras de una trama sencilla y directa.

Seguramente por eso algunos personajes se quedan en el tópico, como el arcipreste (contrarrestado por un sacerdote joven que es la “cara vocacional de la fe”) y los habitantes del pueblo. No obstante, como en toda leyenda oscura y gótica, además poblada de “buenos ladrones”, siempre queda una moraleja que tampoco convierte el film en un relato para los más pequeños.

Firma: Lourdes Domingo


Deja un comentario