Remember
Títol original
Remember
Gènere
,
Any de producció
2015
Public
Valoració
Llenguatge
Durada
95'
Data d'estrena
04/03/2016
País
,

Remember

4 / 6
Humor 0/5
Acció 2/5
Violència 3/5
Sexe 0/5

Con base a un inquietante guión de Benjamin August, el premiado director canadiense, nacido en Egipto, Atom Egoyan, que ya nos sorprendió con Chloe en el 2009, llega ahora a nuestras pantallas con este brillante título que proporciona evidente vitalidad a su filmografía.

A través del tiempo, Egoyan nos transporta a los efectos residuales de la historia y, precisamente, cómo la construimos nosotros mismos y, en ocasiones, cómo la transmitimos a nuestros hijos, siempre bajo la presencia de un trauma de difícil olvido.

Por la propia experiencia de algunos casos, o por la posterior información para una gran mayoría, se han divulgado, en ocasiones con excesiva tardanza, los tristes resultados de las grandes contiendas bélicas, con tan lacerantes ambiciones territoriales, luchas fratricidas o sangrantes odios raciales que han producido tanto horror y desesperación.  Remember es un dramático ejemplo de la sed de venganza, surgida tantas veces en la realidad y aquí en la ficción, de dos personajes que ahora se encuentran en la fase final de su vida. Por cierto, genialmente personificados en los magníficos actores Christopher Plummer y Martin Landau, con singular caracterización.

Las distintas situaciones producidas en cada una de las etapas seguidas por Zev para identificar y castigar al culpable de su participación en el genocidio nazi, en el que los dos ancianos han estado involucrados, forman el esqueleto central de magnífico guión del film, con una cámara de brillante personalidad, muy ajustada al inquietante suspense argumental.

En ocasiones, y la temática de esta película lo pone en solfa, hay hechos que obligan a los mortales a soluciones tajantes y decisorias que pretendan mitigar afrentas personales o familiares, aunque no siempre los resultados sean exactamente los previstos. Y es que, casi siempre, la venganza produce tantos daños como el mismo origen de la misma.

Firma: Joaquín Guitart