Slow west
Título original
Slow west
Género
Año de producción
2015
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
84
Fecha de estreno
16/10/2015

Slow west

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

John Maclean, que empezó su carrera como músico en dos bandas escocesas (The Beta Band y The Aliens), debuta con un curioso western. Es curioso porque está escrito y dirigido por un europeo (que introduce esa mirada del Este en el Oeste en el mismo guión); porque está rodado en Nueva Zelanda (como si se tratara de Norteamérica) y porque es plenamente consciente de que el western es el perímetro para rodar acción pero en plena reflexión sobre el concepto de relato y de lenguaje cinematográfico. Todos estos y otros elementos cautivaron al Jurado del Sundance 2015 que le otorgó su Gran Premio.

El film se adentra en cuestiones que laten tanto en los grandes y medianos como en los pequeños westerns: la entrada en una tierra de conquista, la vida nómada y sin ley, la voluntad de labrarse una fama y ser una leyenda, el papel de la mentira en esa misma voluntad y otros aspectos que traspasan del argumento a la reflexión que Slow west realiza sobre el mismo dispositivo cinematográfico, que alimenta un tipo u otro de esas leyendas en cada producción que estrena.

En su presentación como cineasta, Maclean se acoge a los clásicos y modernos (tanto americanos como europeos) que confiesa adorar (desde un Dreyer a un Spielberg o desde un Tarkovski a un Leone) para construir una sencilla, tierna y sinceramente previsible historia maestro-discípulo de redención. En ella, los planos se miden con el interés de no traicionar la acción, sin dejar de lado una lenta (slow) y firme cimentación de los personajes dentro del encuadre.

Para nostálgicos del western y la tragedia shakesperiana.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario