Somos gente honrada
Título original
Somos gente honrada
Género
Año de producción
2013
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
85'
Fecha de estreno
14/06/2013
País

Somos gente honrada

2 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

Alejandro Marzoa, autor de varios cortometrajes, inicia con este título, en cuyo guión también colabora, su entrada en el terreno de la dirección cinematográfica.

Un tema candente, que incide de forma dolorosa en infinidad de hogares. La profunda y larga crisis que, en mayor o menor grado, afecta a muchas de nuestras atribuladas familias sin la esperanza de una pronta solución.

Lamentablemente, nuestros dos protagonistas la encuentran de una forma que les causará más problemas que alegrías, con notable y fatal influencia en el normal desarrollo de la vida afectiva de sus parientes más íntimos. Y por añadidura socavando la propia amistad.

La droga es un tema de muy difícil exposición. Y muy especialmente si se encubre entre risas y llantos como en este caso. No hay duda que la moraleja final de la película ya desvela sin tapujos su profunda peligrosidad, así como los tortuosos caminos a través de los que se suele desenvolver hasta llegar a la fatídica fase final del consumo juvenil. Precisamente por ello, creemos que es un tema que requiere un trato escrupuloso, procurando huir de la risa fácil y del retruécano jocoso.

Somos gente honrada, título que recuerda, en parte, el de una obra del famoso autor teatral y escritor Enrique Jardiel Poncela, es en su factura cinematográfica un film con cierto aire “italian style”, en el que el fortuito “milagro” ilusiona a aquellos dos tipos atribulados y con escasas luces, mientras sueñan en el reequilibrio de sus deterioradas existencias. En el fondo, muestra la inutilidad de las soluciones fáciles cuando no están basadas en una sólida estructura formal.

Firma: Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario