Spectre
Título original
Spectre
Género
,
Año de producción
2015
Público
Valoración
Duración
148'
Fecha de estreno
06/11/2015

Spectre

3 / 6
Humor 1/5
Acción 5/5
Violencia 5/5
Sexo 2/5

Sí, estamos ante la vigesimocuarta entrega de la exitosa saga, y la siguiente ya está en construcción para las bodas de plata. Mendes dirige un puro y elegante espectáculo con brillantez y artificio, limitado a entretener –con acierto– y a seguir tejiendo el mito, a base de regodearse en el cliché del protagonista y de los elementos básicos de su extenso recorrido. De este modo, el guión tiene inconsistencias e inverosímiles evoluciones de personajes.

Y Bond sigue siendo el mismo. Aunque más humano y cercano (rictus de Craig incluido, quien cumple bien con el papel, dicho de paso), la licencia para matar no llena su vida del todo. Se levanta polvoriento de cada caída sin heridas ni rasguños y, una vez más, la mujer es objeto para el sexo fácil y gratuito, sobre todo en los créditos a modo de opening videoclipero como escaparate y lucimiento de la canción de Sam Smith.

No faltan homenajes al Vértigo de Hitchcock –la también llamada Madeleine (Léa Seydoux) lleva recogido y vestuario parecidos al del personaje de Kim Novak; además, la presencia de los ojos en los créditos son asimismo un guiño a los de la mencionada película- y también una escena recuerda a Con la muerte en los talones del maestro del suspense.

Tenemos el placer de contemplar grandes actuaciones, desde el malvado Franz Oberhauser (Christopher Waltz) al peripuesto Ralph Fiennes en la piel de M. Además, los personajes, 007 y Q a la cabeza, son graciosamente agudos y la película rebosa humor británico. Sin embargo, la chica Bond, a pesar de ser enérgica y decidida, sigue siendo una chica fácil. No obstante, qué más da, al fin y al cabo el film se ríe orgulloso de sus propios estereotipos.

Divertida muestra de acción a la altura de las expectativas e ideal para los forofos de la saga y todo aquél que quiera desconectar durante dos entretenidas horas y media.

Firma: Begoña Arribas


Deja un comentario