Suburbicon
Título original
Suburbicon
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
105'
Fecha de estreno
08/12/2017
País

Suburbicon

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 1/5

Bajo la singular firma de los Coen, en la que se mezcla el thriller y la comedia absurda, Clooney se apropia de parte de la historia para denunciar la política racista que se vivió durante los años 50 y que, sorprendentemente, perdura en la actualidad.


Dos relatos se entremezclan en este nuevo largometraje de George Clooney (Buenas noches, y buena suerte, Los idus de marzo). Por un lado, se recupera el guión que los hermanos Coen escribieron entre Sangre fácil (1984) y Fargo (1996). Por otro, junto con Grant Heslov, Clooney retoma el caso del matrimonio afroamericano William y Daisy Myers.

La película avanza y con ella el mundo salvaje de los Coen en el que lo absurdo, la ironía, el drama y la comedia se van alternando. El director mezcla los géneros así como intenta conseguir que encajen las dos historias con las que arranca. Y todo ello, mientras se recrea el sueño americano tras la Segunda Guerra Mundial, en un suburbio con las casas y jardines iguales, con familias perfectas, donde todo es paz y armonía hasta que llega uno de los detonantes. Estamos ante la construcción de un universo que funciona perfectamente al servicio del argumento.

Destaca la interpretación de Matt Damon (El indomable Will Hunting, saga Bourne, saga Ocean’s, Marte) que nos demuestra, una vez más, que es capaz de trabajar en registros muy diferentes. A su lado, está una Julianne Moore (La ganadora, Siempre Alice) que resulta escalofriante. Ambos, con papeles totalmente amorales, son capaces de destruir todo lo que encuentran por medio, incluida la inocencia de un niño.

Me quedo con la imagen de dos niños, uno negro y otro blanco, como contrapunto que rompe con las barreras del odio. Y también con la frase del director: “un monstruo puede ser el producto de una decisión equivocada. O de muchas”.

Firma:
Elena Mira