Suburra
Título original
Suburra
Género
Año de producción
2015
Publico
Valoración
Lenguaje
Duración
134'
Fecha de estreno
16/09/2016
País
,

Suburra

4 / 6
Humor 0/5
Acción 4/5
Violencia 0/5
Sexo 5/5

El director Stefano Sollima, acreditado cámara, siguió su carrera cinematográfica en el campo del cortometraje, en el que destacó en el 2008 por su serie de TV Roma criminal. En 2012 debuta en el mundo del cine con su película A.C.A.B.-All cops are bastards, adaptación de la novela de Carlo Bonini, basada en la singular violencia de una destacada parte de la sociedad italiana.

Stefano Sollima, sorpresivamente, inicia los primeros planos de este su segundo título con la renuncia de Su Santidad a la dirección de la Iglesia. Un absurdo y vano intento, sin justificación alguna, de relacionar aquella circunstancia con la alta corrupción política que describe la película.

Dejando aparte este inicial y corto prólogo, no podemos obviar la inusual visión de realidad del director por todo lo que sucede a continuación. La alta corrupción encastada en los más altos cargos de la política, en este caso la italiana, está descrita con toda suerte de detalles en los que la extrema y brutal violencia está llevada al más alto grado y donde la expresa visión del desnudo y la sexualidad forman parte de numerosas escenas del film, posiblemente de las más evidentes en las pantallas de nuestros días.

Además de esta singular característica de la cinta y centrándonos en su construcción fílmica, no puede obviarse que tanto su guión como su desarrollo cinematográfico han sido fruto de una cuidadosa elaboración, tanto por lo concerniente a la variedad escenográfica como a la particularidad interpretativa en su conjunto actoral.

En relación a lo primero, Sollima ofrece una brillante exposición de los contrastes en las grandes ciudades, Roma en este caso, con enormes palacios y suntuosas residencias por un lado y, por otro, las carreteras sin asfaltar del extrarradio, objetivo principal en este caso de las mafias y desaprensivos personajes. En ocasiones, se trata de mundos distantes pero cercanos que confluyen en sus propios y oscuros intereses.

Un nuevo mensaje que el cine de nuestros días nos brinda para denunciar los entresijos del poder en la consecución de estratos de imposible alcance natural sin la mediación de políticos corruptos que faciliten su idílico objetivo.

Pero…¿hasta cuándo?…

Firma: Joaquín Guitart


Deja un comentario