¿Tenía que ser él?
Títol original
Why him?
Gènere
Any de producció
2016
Public
Valoració
Llenguatge
Durada
111'
Data d'estrena
13/01/2017
País

¿Tenía que ser él?

2 / 6
Humor 5/5
Acció 3/5
Violència 2/5
Sexe 3/5

John Hamburg, nacido en Nueva York, director y co-guionista de esta producción norteamericana de reciente cuño, cuenta en su filmografía con numerosos títulos de destacado éxito. Cintas como Los padres de ella, Los padres de él, Y entonces llegó ella, entre otros, le han procurado un destacado lugar en este tipo de cine, ligero, sin excesiva proyección dramática y, en ocasiones, insustancial, aunque con señalado rendimiento económico.

Una vez más, ¿Tenía que ser él? sigue idénticos derroteros que algunas de sus anteriores producciones, partiendo de un guión que procede de una historia donde asimismo figura su propia firma.

En este caso, se trata de una una jocosa sucesión de gags como resultado de la confrontación entre los padres de la novia, un matrimonio de estilo clásico tradicional y la rocambolesca y desenfrenada actitud del futuro novio, dentro de un escenario vivencial de auténtica locura, en el que la desfachatez, la sal gorda y la procacidad se suceden sin orden ni concierto en aras de la más inmediata respuesta por parte de un público, desorientado a posta ante la maquinaria cinematográfica que el director pone sobre el tapete.

Los actores Bryan Cranston y James Franco, respectivamente en sus “rols” de padre de la novia, absorto ante tanto desatino, y el futuro novio, en su feudo habitual y rodeado de la más novedosa tecnología, aportan todo lo que su brillante profesionalidad les permite, aunque, quizás, sea la actriz Megan Mullary, en su papel de sorprendida madre de la novia, quien, a ratos, deje traslucir una “pizca” de humanidad natural y una reacción de justo equilibrio ante tanto desatino.

¿Tenía que ser él?, en su composición cinematográfica, brilla bastante más por su tramoya que por la tradicional y jocosa historia de confrontación habitual entre suegro y futuro yerno. Un tema que, por cierto, el director John Hamburg sigue utilizando en su filmografía. Y en ocasiones, como ésta, con incierto resultado…

Firma:  Joaquín Guitart