Un plan perfecto (Amigos con hijos)
Título original
Friends with kids
Género
Año de producción
2012
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
107'
Fecha de estreno
11/07/2014
País

Un plan perfecto (Amigos con hijos)

2 / 6
Humor 4/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 3/5

La directora Jennifer Westfeldt ha demostrado una simbiosis muy ajustada, también es la guionista, con el principal papel del film al adjudicárselo en propiedad. Quizás conoce el tema muy a fondo, y además desea narrarlo exhaustivamente, puesto que necesita casi dos horas para trasladarlo a la pantalla.

En efecto, en el transcurso de este largo espacio de tiempo pretende hacernos creer que cualquier pareja, a la que solo les une una simple amistad de vecindad domiciliaria, son capaces de tener un hijo, sin que ello afecte a su futura sexualidad y mientras siguen cada uno en su propia casa, con la única obligación de turnarse en la atención y cuidado del resultado de su unión. E incluso con la permisividad de poder seguir teniendo esporádicos contactos con distintas parejas, sin recriminaciones ni celosas consecuencias.

De este modo esperaban poder seguir manteniendo su amistad con el grupo de matrimonios que formaban parte de su relación habitual. En realidad, creían que éste era su único objetivo; hasta que se dieron cuenta de que un hijo une bastante más de lo previsto. Quizás el “plan era perfecto”… pero no las consecuencias.

La cinta, que llega con dos años de retraso desde su producción, pese a innecesarias menciones de grueso calibre, transcurre, dentro de los límites previsibles, como única pretensión de distraer al espectador.

Incluida la moraleja, que se vislumbra muy pronto cuando un amigo, refiriéndose a su pareja de ocasión, le pregunta al protagonista: “¿Y tú…no sientes nada cuando la tienes a ella cerca?”. Respuesta: “Bueno… sólo como si fuera mi brazo… o como si fuera mi cuerpo…”. Y el amigo concreta: “¿Y…te parece poco?”

Firma: Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario