Un verano ardiente
Título original
Un été brûlant
Género
Año de producción
2011
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
95'
Fecha de estreno
19/04/2013
País
, ,

Un verano ardiente

1 / 6
Humor 0/5
Acción 2/5
Violencia 3/5
Sexo 2/5

Phillipe Garrel, director y co-guionista de esta película, con una base inicial de numerosos cortos, ha llegado a dirigir más de veinte largometrajes a lo largo de su prolífica carrera cinematográfica. Su primera cinta Marie pour mémoire fue galardonada con el Gran Premio de Cine Joven de Hyères. Premio Jean Vigo 1982 por L’enfant secret y León de Oro en Venecia 1992 por J’entend plus la guitare e idéntica distinción en 2005 por Les amants régulièrs, hasta La frontière de l’aube en el 2008.

Con Un verano ardiente, rodada en 2011, llega ahora a nuestras pantallas la obra más reciente de este realizador. Dos años de retraso en su estreno, no deberían ser un lastre demasiado acentuado en la exposición de un film de estas características. Pero inevitablemente se notan, tanto en la forma como en el fondo.

La acción se sitúa en un rincón de la ciudad de Roma, con posterioridad a la gran contienda y con una clara ausencia de conceptos vitales de una juventud escasamente definida en su forma y fondo. Ellos en su mundo dedicado al arte, la pintura y el cine, viven de una forma anárquica, desvinculados de cualquier lazo paterno y con un panorama de futuro poco definido. Ellas intentando retener conceptos y actitudes heredadas, basadas en el amor y la fidelidad como principios imborrables. Esta diversidad de conceptos produce estrías de difícil reparación en una de las parejas, con un final de imposible retorno.

Ni tan siquiera la bellísima actriz Monica Belluci, con un absurdo y estático desnudo al inicio del film logra convertir en “ardiente” un verano que no pasa de templado, con unos personajes desdibujados y faltos del interés cinematográfico.

Firma: Joaquín Guitart


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario