Una bolsa de canicas
Título original
Un sac de billes
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
110
Fecha de estreno
29/12/2017
País

Una bolsa de canicas

4 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 1/5
Sexo 0/5

Esta adaptación del la novela Un saco de canicas, nos trae una tierna historia de aventuras y relación entre hermanos. Bien ejecutada y para impactar a los más jóvenes.


Joseph Joffo (1931) es un escritor francés cuyo padre tuvo que huir de Rusia e instalarse en París. Años más tarde, durante la ocupación de los nazis, este honrado judío decidió salvar a sus hijos. Muchos recodarán cómo sigue su historia, ya que el protagonista la narró en lo que fue un fenómeno en los años 70: Un saco de canicas.

Ahora, el cineasta Christian Duguay (Juana de arco, Hitler: El reinado del mal) decide trasladar la autobiografía a la gran pantalla en en película tan intensa como conmovedora.

El relato sigue el hilo del libro y se mantiene fiel a la sucesión de sus capítulos. Como siempre pasa en las adaptaciones literarias, los tiempos se ven forzados a condensarse, pero el director sabe mantener el pulso hasta el final mientras proporciona cortos espacios para dar un respiro.

La banda sonora, a manos de Quentin Boniface (Samba), acompaña a los dos protagonistas durante todas sus aventuras y facilita que el espectador capte la inocencia de sus almas y la pureza de sus intenciones. También Christophe Graillot, con su delicada fotografía, plasma de manera bella y coherente el transcurso del tiempo.

El alma de la cinta se encuentra en el pequeño Dorian Le Clech. Esta joven promesa consigue captar al público con una pulcra interpretación. Para mantenerse con vida, sabe transmitir con firmeza el orgullo y la negación de ser judío. Así mismo, la relación con su hermano plantea las bases para una reflexión sobre la familia. Sí que es cierto que pierde credibilidad cuando establece una subtrama amorosa que pende de un hilo. En la búsqueda de crear todavía un efecto más enternecedor (que ya ha conseguido), el guión se debilita tras la decisión de apostar por el enamoramiento.

Y con todo esto, el film es capaz de conseguir lo que ya pasó con la novela, acercar a los adolescentes a la realidad de la Segunda Guerra Mundial sin que queden aturdidos por la violencia. Del mismo modo nos deja una clara reflexión, al estilo de La vida es bella: ¿hasta dónde está dispuesto a arriesgar un padre para salvar a sus hijos?

Firma: Carla Sciamma


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.