Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca
Título original
An inconvinient sequel: truth to power
Género
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
100'
Fecha de estreno
06/10/2017
País

Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca

3 / 6
Humor 0/5
Acción 0/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Un documental entretenido para aprender sobre el cambio climático y meterte un poco en política.


Albert Arnold (Al Gore) es filántropo y abogado y fue el vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de Bill Clinton. Desde hace 30 años se dedica a informar a embajadores sobre el cambio climático. Y, ahora, en esta segunda entrega del documental Una verdad incómoda (2006), Bonni Cohen se encarga de recoger las impresiones del político sobre este mismo asunto.

Entre pasillos, conferencias y un poco de su entorno personal, recorremos lo que parece ser más bien un escaparate de la persona de Al Gore que una denuncia a los hechos naturales. Nos esperábamos más científicos y más hielo, pero si uno ya asume esta premisa de partida, la historia que le sigue es interesante y puede sorprender.

Y es que el discurso es alarmante, y disculpen la redundancia, la alarma suena para que uno se despierte. Por eso, el film busca espabilarnos antes de que la naturaleza estalle, cosa que ya ha empezado a suceder: el calentamiento global, por un lado, produce el deshielo de los polos, que no solo hace subir el nivel del mar sino que también lo calienta. De este modo, el agua se evapora de manera más fuerte y crea grandes tormentas, “rain bombs” o ciclones y, consecuentemente, se producen catástrofes como los cuatro millones de refugiados climáticos y miles de muertes en Filipinas en el 2013. Sin embargo, por otro lado, el calentamiento, también produce sequías más extremas que, a su vez, vuelven a causar millares de refugiados por hambruna y desequilibran la estabilidad política (por ejemplo, el hecho que precedió la guerra de Siria).

Y con todo esto, parafraseando el documental, un día diremos: “Pero, ¿en qu. Interesanteocumental, nos encontramos con una llamada a la accie va aderrogar en EE.UU. esta ley.armas sino con valores. é pensabais? ¿Acaso no se escuchaba lo que chillaba la madre naturaleza?”

Jeff Beal es el encargado de acompañar con una banda sonora, un tanto ensalzadora e impetuosa, el discurso que se da a través de las conferencias de Al Gore, y así estructurar el film. Este discurso termina dando sentido a otra trama que se entrelaza: la cumbre del clima de París (2012), con 190 países representados.

Son meses preparando las reuniones y de cámaras siguiéndole para mostrar cómo el político actúa de mediador entre países –desde la India a Estados Unidos– para que se apliquen energías renovables y así poder firmar tratados. Hasta que en París, a dos semanas vista del encuentro y durante una emisión de 48 horas sobre el cambio climático, todo se interrumpe por los fatales atentados. La respuesta del mundo es fuerte. El sufrimiento une y los mandatarios deciden seguir apostando por la vida para mostrar tangiblemente la solidaridad de que tanto hablan mientras se celebra la cumbre. La lucha se vuelve con valores y no con armas, y de este modo el documental ya ha conseguido su punto álgido y resolución.

Y como vemos, el enternecedor mensaje del film se ve encauzado por esos luctuosos sucesos, cosa que deja entrever el trabajo de montaje después de meses de material. No obstante, hasta la “llamada a la acción” que se realiza al final, uno no decide realmente cuánto está dispuesto a aportar en el tema medioambiental.

Firma: Carla Sciamma