Una vida a lo grande
Título original
Downsizing
Género
,
Año de producción
2017
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
135'
Fecha de estreno
22/12/2017
País
,

Una vida a lo grande

3 / 6
Humor 2/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

El nuevo film de Alexander Payne, protagonizado por Matt Damon, ofrece una singular mirada a una supuesta utopía. Con diferentes ritmos e intensidades dramáticas, la película ofrece interesantes.


Alexander Payne firma un nuevo guión con Jim Tayler, como ya hizo en la película que le lanzó a la palestra Election; en la que le mantuvo, A propósito de Schmidt y en la que le acabó de encumbrar, Entre copas.

En Una vida a lo grande, ambos elaboran su primera trama de ciencia-ficción, lo que siempre trae una complicación añadida: la verosimilitud o hacer creíble un mundo no muy lejano donde humanos de dos tamaños convivan en la misma sociedad. Puede decirse que esta cualidad está lograda, de modo que permite vehicular el resto de elementos dramáticos, a pesar de algunos cambios de intensidad narrativa y de tono (sin duda, hay varias películas dentro de Downsizing) y de algunos personajes con agujeros de definición que dejan al espectador con ganas de más.

Lo interesante del film y lo que lo hace más completo es que late el Payne más humano, hasta en los detalles, de Los descendientes y Nebraska. Aunque quizá pretenda abarcar mucho, y no siempre se mantenga el mismo color dramático, Una vida a lo grande ofrece una curiosa antítesis y conexión entre la mirada a lo grande y la mirada a lo pequeño.

En ese juego de dimensiones, multiplicado en otros aspectos del guión, vuelan varias ideas sugerentes no solo sobre consumo responsable y ecología, sino también sobre los grandes proyectos redentoristas de toda la humanidad y aquellos otros más pequeños pero concretos y cercanos, que nos salvan con más certeza de la soledad del egoísmo. Entre diminuto y diminuto, hay bastante de Laudato Si en este metraje, con su punto de idealismo blanco, que no blando.

Firma:
Lourdes Domingo