Verano en Brooklyn
Título original
Little men
Género
Año de producción
2016
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
85'
Fecha de estreno
21/10/2016
País

Verano en Brooklyn

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Lo primero que deberíamos comentar de Verano en Brooklyn es lo desacertado, en parte, del título en castellano. La acción no se desarrolla durante un verano, circunstancia que desconcierta un tanto al espectador hasta que se da cuenta. No obstante, sí es cierto que nuestro encabezado termina por parecerse más al resultado final del film.

Su título original, Little men (pequeños hombres) indica el protagonismo indiscutible de Jake y Tony, cuyas experiencias, juntos en Brooklyn, marcarán el fin de su infancia. Sin embargo, la obra acaba volcándose en los adultos, especialmente en Brian. Y aunque se utilice para explicar los cambios de los chicos, lo cierto es que prácticamente los anulan.

El guion que escribe y dirige Ira Sachs consigue integrar al espectador en el barrio, entre los protagonistas e incluso se atisba el interior de algunos de ellos. El trabajo más que correcto de Greg Kinnear y Paulina García, que interpreta a Leonor, la madre de Tony, refuerzan lo escrito en el papel. Sachs mantiene el ritmo, no dejando que la tentación de lo teatral (que planea demasiadas veces sobre lo fílmico) se adueñe y ralentice una trama que apuesta por lo intimista. Para ello cuenta con la eficaz banda sonora de Dickon Hinchliffe y la fotografía sin efectos de Óscar Durán.

La película se disfruta, admira y enternece pero, como comentaba en un principio, se traiciona a sí misma (o al menos al planteamiento que advierte el espectador) desnivelando la trama hacia el mundo adulto y rompiendo la equidistancia con una clara apuesta por la familia neoyorkina en detrimento de la latina. Leonor y Tony terminan cargando con todas las sombras negativas requeridas por el lógico contraste que busca cualquier guion, convirtiendo una historia de amistad y madurez en una lucha de adultos con un claro (y hasta maniqueo) ganador.

Y las víctimas, al final, los “little men”. Para pensar.

Firma: Esther Rodríguez


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario