Vivir para siempre
Título original
Ways to live for ever
Género
Año de producción
2010
Público
Valoración
Lenguaje
Duración
95'
Fecha de estreno
29/10/2010
País

Vivir para siempre

3 / 6
Humor 2/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Gustavo Ron retoma cierto realismo mágico presente en su debut cinematográfico Mía Sarah. Ahora ha ambientado la historia, una adaptación del libro de bolsillo de Sally Nicholls Ways to live for ever, en una típica localidad inglesa. Rodada en Newcastle y con un reparto 95% autóctono, la película respira naturalidad gracias a una magnífica dirección de actores, algo también evidente en su ópera prima.

No es fácil combinar drama –un niño con cáncer terminal- y comedia, junto a un tono esperanzado. El guión ágil retrata una cruda situación desde un prisma original como es el de un preadolescente, con sus proyectos y sus fantasías. El objetivo de ese punto de vista se consigue, sin convertir la película en una cumbre de respuestas a una experiencia tan compleja. A pesar de esto y de la caprichosa pero eficaz estructura en forma de diario personal, las actitudes de niños y adultos son reconocibles, seguramente, para quien haya pasado por esa vivencia.

Adultos y niños, imprescindible versión original, ofrecen un buen recital donde el sentimentalismo está bastante contenido. La fotografía y la coherente y cuidada dirección artística completan una de esas películas que llamamos menores, pero llegan al espectador sin perder dignidad en sus formas.

Firma: María Bofarull


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario