Grandes esperanzas
Títol original
Great expectations
Gènere
Any de producció
2012
Public
Valoració
Llenguatge
Durada
128'
Data d'estrena
27/03/2013
País

Grandes esperanzas

2 / 6
Humor 1/5
Acció 1/5
Violència 2/5
Sexe 0/5

Charles Dickens ha pasado a la historia de la literatura como fino analista de la sociedad más degradada del Londres victoriano. El escritor inglés sabía conjugar la creación de personajes de psicología peculiar con historias amargas sobre la pobreza, niños maltratados o personas sin corazón capaces de acometer los más viles crímenes.

Desde que Grandes esperanzas se publicara en forma de novela en 1861, la obra ha visto innumerables adaptaciones a la pequeña y gran pantalla. Cadenas rotas (1946) fue dirigida por David Lean (Doctor Zhivago, Lawrence de Arabia) y es quizás una de las mejores adaptaciones hasta la fecha. También es destacable la versión moderna dirigida por Alfonso Cuarón y protagonizada por Ethan Hawke, Gwyneth Paltrow y Robert De Niro. Sin embargo, esta última versión retorna al más puro estilo clásico.

El cine inglés se ha encaprichado con las adaptaciones de sus más célebres autores, ejemplos son las recientes Orgullo y prejuicio (Joe Wright), Cumbres borrascosas (Andrea Arnold) o la sorprendente Jane Eyre (Cary Fukunaga). Ahora le ha tocado el turno a Mike Newell, director de Cuatro bodas y un funeral, para devolvernos al mundo enigmático de la señora Havisham, uno de los personajes más complejos y torturados de la novela de Dickens, interpretado por una espléndida Helena Bonham Carter que recuerda a la novia cadáver de Tim Burton.

Lo más novedoso que aporta Newell es la estética clasicista y gótica. Un mundo de luces y sobras que se conjugan con los momentos de humor y los pasajes más amargos. Sin embargo, es inevitable que las dos horas que dura la película pasen factura a una historia que puede ser contada de forma más ágil. Mientras que los primeros ochenta minutos nos presentan el argumento y los personajes, el resto se dedica a entretejer subtramas de forma rápida para que todo quede cerrado. La sensación es muy abrupta y potencia que el espectador se pierda con tanto giro de guión.

Por lo que se refiere a los personajes, la película adapta fielmente la novela de Dickens y psicoanaliza unos personajes muy complejos. Pip y Estela son los que llevan la gran carga dramática, mientras que él es un joven herrero, educado y con sueños de convertirse en un caballero, ella es una niña criada para ser orgullosa, fría y sin corazón. Ambos están destinados a ser infelices por culpa de las enseñanzas recibidas por parte de los adultos, una temática muy pesimista explotada al máximo en esta obra por el autor inglés. Por otro lado, Magwitch (Ralph Fiennes) encarna la crítica social de la película: los caballeros están por encima de la ley.

En definitiva, Grandes esperanzas retrata los niveles más bajos de la sociedad inglesa del siglo XIX de forma irónica y amarga, de ahí su título, con una estética gótica muy destacable, al igual que su puesta en escena. Con todo, el film es pesado. Además, los personajes son tan esperpénticos, y la mayoría odiosos, que hacen muy difícil la conexión con el espectador. Drama clásico con demasiado metraje.

Firma: Andrea Rodríguez


Aquesta anàlisi es va publicar en . Afegir als teus favorits.

Deixa un comentari