Cómo combinar deberes y tecnología: 7 ideas

vacaciones-tecnologia-articulo

La tecnología debe ir de la mano de la educación y viceversa. Sería un error, por parte de los que somos educadores, eludir este hecho. Tanto dentro del aula como fuera de ella, los alumnos, los hijos, están rodeados de todo tipo de dispositivos de última moda. Pizarras digitales, iPads, libros interactivos… son sólo algunos de los recursos con los que los docentes podemos trabajar para mejorar el aprendizaje de los niños.
Pero, ¿qué ocurre al llegar a casa? No podemos olvidar que la tecnología está en la palma de la mano de cualquier niño con un mínimo uso de razón. Televisión, portátil, tablet, smartphone, consola portátil o de sobremesa…
El problema con el que se encuentran muchos padres, tanto de niños más pequeños, como de adolescentes es que sus hijos, al haber crecido rodeados de estos dispositivos, no saben cómo desconectar de ellos. Aquí os dejamos unos consejos para aprovechar al máximo el tiempo de estudio y deberes de vuestros hijos:
1. Un horario claro: es muy importante que el niño sepa cuándo puede jugar y cuándo debe hacer sus tareas. Los deberes y el estudio deben verse como un hábito diario y no como una losa con la que cargar.
2. Los deberes, antes que todo: es importante que el niño/-a tenga su espacio para poder realizar su trabajo, pero también lo es que podamos supervisarlo en todo momento. La intimidad es necesaria sólo en cierto modo.
3. No les hacemos los deberes, es agotador: muchos papás se quejan que su hijo les obliga a estar presente mientras termina los deberes del día o cuando lee la lección de turno. No es necesario y óptimo que así sea. El  niño/-a debe tener la seguridad que, en caso de duda, sus padres le ayudarán en lo que haga falta. Del mismo modo, debe tener la incertidumbre de que, si no realiza bien su trabajo, sus padres pueden querer corregirselo en cualquier momento. Nosotros, mientras tanto, tenemos muchas cosas que hacer, de bien seguro. Les acompañamos, no les arrastramos.
4. Ahora no toca consolas: mientras se hacen los deberes, todos los dispositivos electrónicos deben estar apagados o fuera de su alcance. Ni le dejo ver el Clash of Clans por una guerra de Clanes, ni escucha música para así inspirarse mejor… El tiempo de deberes es para los deberes y el de estudio para el estudio.
5. No al chantaje: “si me dejas jugar, leo un rato”. Muchas veces los niños intentan obtener un beneficio a cambio de hacer lo que deberían realizar por obligación. Son niños y jóvenes, por lo que el concepto de la responsabilidad no lo han desarrollado del todo. No debemos ceder ante el empuje del “déjame el móvil que ahora voy” o “ya sabré yo cuando estudio”.
6. Refuerzo positivo: es muy importante que vuestro hijo tenga una autoestima reforzada y trabajada. Debemos corregirles cuando sea necesario pero también “premiarles” cuando hagan algo bien. Es verdad que sus estudios son su obligación, pero sentirse respaldados en todo momento es clave para que se sientan mejor.
7. Control de contenidos: cuando deban usar dispositivos electrónicos para trabajar, es recomendable que cortemos los contenidos a los que puedan acceder, ya que podrían acabar jugando o navegando por las redes sociales.


Este artículo se publicó en Internet. Añadir el enlace a tus favoritos.