El último acto

Dorottya (Coco König), una joven inmigrante húngara, es empleada en una mansión para cuidar a un anciano actor, Sir Michael Gifford (Bian Cox), retirado desde hace tiempo para ocultar a la sociedad su Parkinson. Dorottya, apasionada por el arte dramático, utiliza a Hamlet para acercarse a Michael e iniciar una relación que le hará cambiar.