Kong: la isla calavera
Título original
Kong: la isla calavera
Género
,
Año de producción
2017
Publico
Valoración
Lenguaje
Duración
120'
Fecha de estreno
10/03/2017
País

Kong: la isla calavera

3 / 6
Humor 2/5
Acción 3/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

Kong: la isla calavera se inserta de lleno en el género de aventuras del modo más tradicional y, por lo tanto, más eficaz. Su guion sigue un planteamiento casi académico dosificando con acierto los momentos de tensión, sustos, remansos de paz, imprudencias, heroicidades, nostalgias o carreras desenfrenadas.

Con dicho planteamiento, Vogt-Roberts asegura el resultado complaciente, para luego permitirse el lujo de introducir algunos elementos que sorprenden gratamente y enriquecen el film.

Situar la acción en los años 70 y en plena Guerra Fría da a la trama no sólo un mínimo interés geopolítico, sino la oportunidad de una ambientación diferente. Su atrezzo y vestuario “retro” aportan cierto encanto nostálgico y un paño de atemporalidad que ayudará a la película a perdurar en el tiempo.

Asimismo, se recibe con agrado el muy poco disimulado homenaje a Apocalypse Now, en el tinte de las imágenes, algunos de sus planos o en el carácter del personaje de Samuel L. Jackson. La épica de este recuerdo contribuye a elevar la de los protagonistas por su supervivencia y la justicia, en este caso, ecológica. Y en su justa medida también un leve mensaje de buenismo indigenista y, aprovechando Vietnam, pacifista.

Los integrantes de la expedición forman un grupo variopinto (como es habitual en el género) pero se mantienen dentro de cierta normalidad, evitando los excesos de todo tipo y huyendo de excentricidades. Llama la atención, por otra parte, que el elenco al completo parece tomarse muy en serio su trabajo, especialmente Tom Hiddleston y Brie Larson, cuyas carreras parecían ir por unos derroteros menos hercúleos o selváticos.

Por último comentar lo obvio: la espectacularidad de los efectos especiales, no solo en su calidad técnica sino en la oportunidad y mesura de su uso. El trabajo de Industrial Light & Magic, modélico y apasionante, como siempre.

Firma: Esther Rodríguez