Las formas de discriminación por motivos de discapacidad en los medios de comunicación audiovisual

Según datos del Foro Europeo de la Discapacidad, las personas con discapacidad no son una minoría, sino más de 50 millones de ciudadanos de la Unión Europea, cosa que representa más del 10% de la población. Es preciso eliminar todo tipo de barreras que impidan a las personas con discapacidad ejercer sus derechos en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos y ciudadanas.

La normativa establece que las personas con discapacidad deben tener acceso a los contenidos de los medios de comunicación audiovisual teniendo en cuenta la disponibilidad que permite el progreso técnico, los diseños universales y los ajustes que haga falta hacer para atender las singularidades de las personas con discapacidad.

Los contenidos audiovisuales de la televisión tienen que ser accesibles a las personas con discapacidad por medio de la subtitulación, la autodescripción y la interpretación de la lengua de signos catalana, de acuerdo con la legislación aplicable en materia de comunicación audiovisual.

Las administraciones públicas tienen que adoptar las medidas necesarias para garantizar el acceso de las personas con discapacidad mediante la existencia de una oferta suficiente de equipos receptores de televisión digital que permitan recibir los contenidos, faciliten la navegación a través de menús de configuración, guías electrónicas de programación y servicios interactivos, de acuerdo con los principios de accesibilidad universal y de diseño para todo el mundo.

Para hacer efectiva la igualdad de oportunidades de las personas en la sociedad, hace falta que haya una ausencia total de discriminación directa o indirecta hacia las personas con discapacidad, para que puedan participar plenamente en la vida política, económica, cultural y social.

En este documento, y a diferencia de los otros documentos que forman parte de la colección, se ha considerado conveniente añadir un apartado específico sobre accesibilidad por la problemática asociada que conlleva.

1. Para una visibilitad correcta

• Evitar algunas asociaciones

– Hace falta favorecer la presencia activa de las personas con discapacidad en los medios de comunicación audiovisual.

– Fomentar la aparición de las personas con discapacidad en las series de proximidad, los concursos, la programación infantil, etc., con el objetivo de aproximar las diferencias al público en general y normalizar estas situaciones.

– Evitar dramatizar en el tratamiento de la discapacidad.

– Huir de la realización de primeros planos de la discapacidad que pueda presentar la persona. Los enfoques de la cámara tienen que ser igualitarios para las personas, independientemente de las capacidades o las discapacidades que tengan.

– Preservar la intimidad de las personas y especialmente en el caso de las personas con discapacidad psíquica.

– Evitar infravalorar las posibilidades de las personas con discapacidad.

– Hace falta huir de hacer noticia de la cotidianidad de las personas con discapacidad con la única finalidad de representar la “morbosidad” en vez de mostrar el esfuerzo diario y la voluntad de superación que al mismo tiempo sirva de soporte para otras personas en la misma situación.

• Superar estereotipos

– Evitar criminalizar al colectivo de personas con discapacidad, especialmente en el caso de enfermedades mentales, y huir de expresiones com por ejemplo “un enfermo mental ha matado…”

– Huir, en los programas de humor, de ridiculizar las personas con discapacidad a través de la forma de hablar, de moverse o de comportarse.

– Es preciso evitar reproducir arquetipos de belleza que no se corresponden con la mayoría de las personas y la diversidad social.

– Evitar las representaciones paternalistas (donde solo se les muestra como colectivo con necesidades y su identidad se ve reducida a su discapacidad como aspecto distintivo).

– Hace falta romper con la asociación discapacidad-asexualidad, sin obviar la capacidad y la necesidad de su dimensión sexual.

2. Para superar la invisibilidad

• Dar voz

– A las personas con discapacidad y/o a las entidades que les representan en los programas audiovisuales, especialmente en programas que dan y/o generan opinión.

• Temas y espacios

– Evitar la discriminación de las personas con discapacidad física y/o psíquica para su imagen y estética en sus apariciones, especialmente en la televisión, para desarrollar funciones de conductor/a de programas, como persona entrevistada, público en general, etc.

3. Lenguaje verbal e iconográfico

– Evitar utilizar un lenguaje discriminatorio (el loco, etc) y evitar representar las personas con discapacidad de forma denigrante como recurso para el entretenimiento de los espectadores.

– Adaptar el contenido y el ritmo del programa a las personas con discapacidad (física o psíquica), sobre todo en los programas y/o secciones de entrevistas.

– Fomentar programas de noticias con el objetivo de que la información llegue a los colectivos con discapacidad psíquica.

4. Accesibilidad

• Recomendaciones dirigidas a los poderes públicos

– Hace falta adoptar las medidas legales necesarias para garantizar que todos los elementos y los servicios se diseñen y se pongan a disposición de acuerdo con el principio de “diseño para todo el mundo”.

– Garantizar una oferta suficiente de equipos receptores de televisión digital que permitan recibir contenidos y facilitar la navegación a través de los menús de configuración y las guías electrónicas de programación (conversión del texto a voz, aplicaciones de reconocimiento de voz, ergonomía del mando a distancia, etc.)

– Establecer los mecanismos técnicos pertinentes para garantizar el acceso de las personas con discapacidad a los servicios de la televisión digital, de acuerdo con los principios de accesibilidad universal y de “diseño para todo el mundo”.

– Exigir que las campañas publicitarias institucionales se diseñen en un formato accesible para las personas con discapacidad auditiva y/o visual.

• Recomendaciones dirigidas a los prestadores de servicios de comunicación audiovisual

– Aumentar el acceso de las personas con discapacidad sensorial a los contenidos que emiten los medios audiovisuales, facilitando las adaptaciones necesarias en cada caso.

– Es preciso aumentar de manera significativa los porcentajes de subtitulación para personas sordas, de lengua de signos catalana y de autodescripción en las programaciones televisivas públicas y privadas, teniendo en cuenta los niveles actuales.

– Producir programas de interés general en la lengua de signos catalana con el objetivo de tener en cuenta los distintos niveles de comprensión lectora entre el colectivo de las personas sordas.

– Es necesario utilizar la lengua de signos catalana (LSC) en aquellos informativos especiales y cuando se pare la programación general para comunicar sucesos o hechos excepcionales.

• Recomendaciones dirigidas a los anunciantes

– Incluir, en los anuncios publicitarios, un mensaje verbal del producto que se anuncia y subtitular una parte del mensaje publicitario para garantizar el acceso de las personas ciegas y sordas.

Firma: Foro de entidades de las personas usuarias del audiovisual de Cataluña


Leave a Reply