Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado
Género
Subgénero
Edad recomendada
+12
Edad
Valoración
Lenguajes
Castellano
En línea
No
Fecha de estreno
16/09/2016
Jugadores
1
Precio
39,95€

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado

3 / 6
Humor 0/5
Acción 3/5
Violencia 1/5
Sexo 0/5

La crítica del principiante

Hace unos años, la mayoría de juegos japoneses no llegaban a nuestras tierras. El mítico Chrono Trigger de Súper Nintendo, los primeros Final Fantasy o muchos de los títulos de la presente saga. Ahora, por fin tenemos aquí la séptima aventura de Dragon Quest.

Una historia apasionante

Fragmentos de un mundo olvidado narra la aventura de tres amigos (Auster, el príncipe Kiefer y Mariel) que piensan que, además de la isla donde viven, hay todo un mundo por descubrir. Su curiosidad les llevará a vivir una odisea que los transportará en el tiempo para rescatar civilizaciones perdidas y salvar el futuro.

Para conseguirlo, deberán recoger fragmentos de tablillas y recomponiéndolas, podrán viajar al pasado para subsanar los problemas de aquellos pueblos y hacerlos revivir en el presente. Tarea ardua y larga donde las haya, por lo que debemos armarnos de paciencia.
Con este interesante planteamiento arranca una aventura que nos llevará más de 100 horas para completarla.

Rol japonés

En esencia se trata de una aventura donde la exploración es el punto fuerte. Tendremos que recorrer extensos mapas e inhóspitas cuevas para encontrar las ya mencionadas tablillas. Este componente aventurero se complementa con largas conversaciones con personajes que vamos encontrando. Cada uno de ellos nos explicará su historia e incluso nos pedirán ayuda.

También tiene cabida la acción. Eso sí, no resulta ni frenética ni excesivamente violenta. Las disputas se resuelven mediante un sistema de turnos en los que primero atacan unos y otros lo hacen después. Como es costumbre en este tipo de juegos, la magia está presente, si bien de manera desenfadada.

Una vez vencemos a los enemigos, quedan registrados en nuestro Monstruológico –una enciclopedia de criaturas mágicas- y podremos enviarlos a realizar misiones de exploración a cuevas especiales en las que los humanos no pueden entrar para encontrar tablillas de viajero que les darán acceso a nuevas mazmorras.

Estilo visual

El apartado gráfico del título nos hace pensar en un juego para todos los públicos. Sin embargo, tanto su planteamiento como las horas que propone para completarlo, lo hacen más adecuado para el público adolescente-adulto. Eso sí, a nivel visual destaca por su colorido y por unos personajes dibujados por el creador de Dragon Ball.

Lo mejor:

Apasionante aventura.
Resulta largo y variado.

Lo peor:

Ritmo lento.
Los juegos de este estilo pueden cansar ni no nos apasiona el género.

Conclusiones:

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado es imprescindible para quienes disfruten con el rol japonés más clásico. Su interesante historia y su tradicional jugabilidad enganchará a aquellos que tengan paciencia para completar este extenso juego. Eso sí, no es un juego para niños, no tanto por la violencia o el uso de la magia, sino por el estilo de juego.

Firma: J. Carlos Amador