Street Fighter V
Género
Subgénero
Edad recomendada
+16
Edad
Valoración
Lenguajes
Castellano
En línea
Si
Fecha de estreno
16/02/2016
Jugadores
1
Precio
69,95€

Street Fighter V

3 / 6
Humor 0/5
Acción 5/5
Violencia 2/5
Sexo 1/5

La crítica del principiante

Street Fighter lleva años cosechando éxitos. Desde el inolvidable arcade de Súper Nintendo, pasando por los intensos títulos de PS1 o el más reciente SFIV. De nuevo, Capcom rompe con el pasado con esta nueva entrega.

Saliendo de la zona de confort

Si algo criticamos muchas veces en las secuelas de juegos de éxito es que pecan de ser muy continuistas. Nuevos niveles, mejora gráfica y poco más. No es el caso de Street Fighter V. El cambio de la segunda a la tercera entrega fue considerable y qué decir de la cuarta, mucho más compleja y llena de posibilidades.

Street Fghter V resulta menos exigente que la anterior entrega pero igual o más completo a la hora de coger el mando. Los personajes (16 en total, de momento) hacen gala de nuevas habilidades y poco tienen que ver con las versiones clásicas Ken, Bison, Vega o Dhalsim. Se agradece, porque así podemos descubrir nuevas posibilidades. Los nuevos personajes, como Fang o Birdie se implementan perfectamente y su sistema de lucha es dinámico y espectacular.

Además, se han añadido tres habilidades especiales para los combates y que no siempre tendremos disponibles, por lo que deberemos saber cuándo es mejor usarlas. En primer lugar, cada personaje tiene una habilidad exclusiva (v-skill), que le permitirá evitar el daño del rival o causar uno mayor. La segunda opción (v-reversal), nos permite contrarrestar ataques rivales mientras nos cubrimos. La tercera (v-trigger), aumenta nuestras capacidades de ataque.

Decisión polémica

Con un sistema jugable muy completo, SFV se antoja como un título ideal para los amantes de la lucha. Sin embargo, tiene un gran hándicap que no podemos olvidar y que lastra, a día de hoy, el resultado final del juego. Y es que, como muchos otros juegos están haciendo (véase Star Wars Battlefront, Need for Speed, etc.) su contenido se centra casi al 100% en el online. Esta decisión afecta directamente a aquellos usuarios que no tengan conexión a internet estable y permanente o a los que no les guste jugar contra otros participantes.

Si nos centramos en el juego individual, sólo disponemos de una especie de insulsa historia (con unos cuatro o cinco combates por luchador) en la que ni se revela nada de ellos ni nada por el estilo. Con lo sencillo que hubiera resultado introducir la típica modalidad arcade (con su dificultad en aumento, su jefe final y su historia, mejor o peor pensada)… A parte de eso y de la opción supervivencia, poco más encontramos.

Todo el esfuerzo de Capcom se ha centrado en el multijugador. Una completa interfaz compara los perfiles y características de cada usuario, ajustando al máximo las batallas. Es cierto que, a día de hoy, hay jugadores que abandonan la partida sin más, quedando el combate por registrar. Por lo demás, es una modalidad que puede dar mucho de sí.

Una única versión

Una de las mayores críticas a Capcom con la anterior entrega fue que se publicaran tantas revisiones del título original. Que si SFIV, Súper Street Fighter IV, Súper Street Fighter IV: Arcade Edition… Por ello, la compañía ha tomado la decisión de lanzar una única versión (a priori) que se irá actualizando continuamente con contenido gratuito o de pago. Lo mejor es que no será obligatorio pagar por contenido extra con dinero real, sino que dependerá mucho de nuestra fidelidad al juego y de las monedas virtuales (fight money) que consigamos.

En cuanto al contenido…

No podemos olvidar que se trata de un título de lucha. Pese a ello, está calificado para mayores de 12 años según PEGI. En este sentido, lo vemos más adecuado para mayores de 16 por varios motivos: en primer lugar, por el componente de violencia del que hace gala. Es cierto que no hay sangre y que los efectos especiales en los golpes no son ni realistas ni grotescos; aún así, es un juego violento. En segundo lugar, tiene un fuerte componente online que no se adecúa demasiado a los más jóvenes. Por último, por los excesivos modelajes femeninos, algunos de ellos bastante extravagantes y voluptuosos.

Lo mejor:

Mantiene la esencia de la saga pero…
aporta suficiente novedades jugables para contentar a todos.
Modalidad online muy sólida.

Lo peor:

Carece casi por completo de modalidad individual, lo que echará para atrás a muchos jugadores.
Pocas modalidades en su conjunto.

Conclusiones:

Street Fighter V es un completo juego de lucha en lo que a lo jugable se refiere. Innova pero sabe tirar de nostalgia para agradar a todo tipo de usuarios. Sin embargo, en cuanto a opciones, queda corto. Casi nada para el jugador que quiera echar partidas contra la consola y una opción online que todavía está en construcción. Con el sistema de contenidos descargables gratuitos para los jugadores más fieles, se irá mejorando una propuesta que, a día de hoy, queda algo huérfana.

Firma: J.Carlos Amador