Web 2.0 ó 3.0, ¿qué son?

Probablemente muchos de nosotros hayamos oído hablar alguna vez de web 2.0 ó 3.0, pero ¿qué significan realmente?, ¿son el futuro?

El futuro en Internet es un concepto difícil de asegurar, nadie puede decir al 100% qué es futuro y qué no, ya que cambiará constantemente a causa de la dependencia de los usuarios y de lo que ellos eligen: allí es donde van las cosas.

Antiguamente (y eso en informática es hablar de 5 años atrás) las webs eran estáticas, no tenían movimiento (vídeos) ni interacción, es decir, que simplemente se limitaban a “estar” e informar al usuario de productos y servicios. Esto hoy dia ha cambiado, y mucho, ya que una web no solo está para contar algo, sino para que el usuario haga algún aporte.

Ya no basta con informar a nuestros visitantes de las actividades de la empresa, hay que estar también en redes de networking como Xing, Linkedin, etc… y por supuesto en redes sociales como Facebook o Twitter. Es decir, hay que expandirse en las redes de presencia para que por algún u otro sitio, nos puedan encontrar.

El problema radica en que Internet se ha hecho muy grande y la preocupación de las empresas a la hora de planificar sus webs es que los encuentren; teniendo una web estática, por muy bien posicionada que esté en los navegadores, hace que esto sea complicado el llegar hasta nosotros.

Por otro lado, el usuario ya no se contenta con ver una fotografía impresionante, quiere que le cuenten cosas sin tener que aplicar esfuerzo a leer. El sistema de vídeo está muy expandido, y esto tiene una explicación sencilla: por un lado, el ancho de banda de las líneas ADSL cada vez es más grande, lo que permite contenidos mucho mayores. Por el otro, el usuario no quiere leer, de modo que prefiere que se lo cuenten: ya se sabe que una imagen vale más que mil palabras, y si encima te explican cosas, mejor que mejor.

Es indudable que un vídeo en una web tiene muchas ventajas, ya que a través del movimiento se pueden demostrar muchas más cosas que con una foto, por muy buena que esta sea.

El concepto de web 2.0 y 3.0 también surge porque el visitante quiere interactuar con la página que visita, ejemplificado con algún aporte personal, como es el caso de Youtube, que se nutre básicamente de vídeos subidos por sus propios usuarios o por medio de los blogs, en los que puedes poner por escrito tus opiniones y mantener temas de debate.

A nivel de empresas, las cosas ya no son como eran antes: hay que hacer “networking”. Pero ¿para qué sirve? El networking es básicamente un intercambio de ideas, propuestas, tarjetas de visita… entre empresarios, que o bien colaboran entre ellos o bien presentan sus servicios y productos a potenciales clientes, que posiblemente por medios “tradicionales” no llegarían.

Una de las mejores utilidades del networking son las conferencias a las que uno puede acudir de forma virtual sin salir de la pantalla, o se pueden mantener también reuniones con empresas del mismo sector para intercambiar datos o coger ideas de posibles negocios.

Curiosamente hay un dato que llama la atención: por un lado, según los estudios realizados lo que triunfa en Internet son los contenidos visuales, pero por otro, lo que también utilizan muchos usuarios son los blogs, que precisamente es todo lo contrario: leer y leer lo que otros escriben. ¿Será que estos últimos gustan porque podemos expresarnos libremente haciendo nuestro pequeño aporte aunque de forma escrita?.

Eso nos lleva a la pregunta del principio: ¿a dónde nos llevará Internet en el futuro?, o ¿acaso convivirán contenidos tanto visuales como escritos al 50%, como están haciendo hoy día?


Este artículo se publicó en Internet. Añadir el enlace a tus favoritos.

Leave a Reply