Espiados por Android

Solo con encender por primera vez un teléfono Android se acepta automáticamente la política de privacidad de Google referente a la recopilación y procesamiento de la ubicación. De esta manera se permite almacenar un historial con los datos de ubicación y “perseguir” al usuario a través de los distintos dispositivos en los que se inicie sesión.

Si no te interesa tener a Google detrás cada paso que das, podemos enseñarte a desactivarlo.

En el menú, dentro de Ajustes hay que seleccionar “Servicios de ubicación” y deshabilitar los informes de ubicación. Si quieres ir un poco más allá, en ese mismo lugar puedes desactivar e incluso eliminar el historial de ubicaciones.

Es importante tener en cuenta que si se desactivan estas opciones no se podrá rastrear tu teléfono en caso de robo o pérdida.


Este artículo se publicó en Internet. Añadir el enlace a tus favoritos.