Interferencias

Hace tiempo, cuando acercabas un móvil a un aparato de música se oía un ruido algo molesto (tacatá, tacatá, tacatá, tacatá): las interferencias. Pues bien, ahora casi nunca lo oímos, pero sería bueno guardarlo en el subconsciente y hacer que sonara cada vez que estamos con alguien (amigos, pareja, familia) y recibimos algún nuevo mensaje.

Actualmente, con los smartphones estamos disponibles las 24 horas del día y cualquiera, en cualquier momento, puede ponerse en contacto con nosotros vía whatsapp, mail, facebook, twitter… Es muy fácil que el sonidito o la vibración del móvil desvíen nuestra atención (están fabricados para eso), pero es necesario aprender a poner un poco de orden.

Seis alumnos de la Universidad de Navarra han producido un corto que refleja a la perfección esta situación.

Hoy queremos proponer un debate: una vez hayas visto el vídeo puedes decirnos a través del formulario, del mail o de las redes sociales cuál te parece que es el problema, y si se te ocurre alguna forma de solucionarlo.


Este artículo se publicó en Internet. Añadir el enlace a tus favoritos.