Falling

Alma viaja a Santo Domingo para que Aslan, del que se va a divorciar, le entregue las llaves de la casa de Berlín. En 24 horas, Aslan intentará que Alma recupere los buenos recuerdos que pasaron juntos y no se separen definitivamente con tanta amargura.