It’s me, Mario!

marioodyssey_blogvj

El fontanero más famoso debuta en la nueva Nintendo Switch con una aventura de plataformas que es espectacular. ¿Queréis conocerla mejor? Así es Mario Odyssey.

Plataformas en mundo abierto

Juego tras juego, la esencia se ha mantenido intacta. Esto pasa una vez más en Mario Odyssey, un plataformas donde los saltos están por encima de todo. Pero a diferencia de otras entregas, en Odyssey se regresa a las 3D. De hecho, cada uno de los niveles es concebido como un mundo abierto lleno de vida. Podríamos decir que es un sandbox (juegos de mundo abierto muy populares entre el público adulto), pero adaptado al mundo de Mario.

¿Y cuál es nuestro objetivo en cada uno de estos niveles? Tenemos dos tareas principales a realizar: la primera es conseguir un objeto esencial para evitar la boda (ya sea el ramo, el anillo…) y para ello deberemos derrotar al jefe del nivel, un secuaz de Bowser. A su vez, tenemos que encontrar las muchas lunas escondidas por el nivel.

Gracias a ellas, nuestra nave funcionará y podremos llegar a nuevos mundos. Y creedme que no será fácil encontrarlas, porque hay muchas y están repartidas por muchísimos sitios: dentro de una caja de madera, tras resolver un puzle, recogiendo monedas que aparecen en un momento determinado, al derrotar a un enemigo, en una puerta oculta… Por ello, para sacarle todo el partido al juego, estaremos un gran número de horas.

Si queréis conocer más de Mario Odyssey, podéis consultar la crítica completa aquí.