La CNMC obliga a cambiar el horario de dos espacios de Mediaset

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha requerido a Mediaset cambiar los horarios de emisión de sus series Crónicas carnívoras (emitida en Energy) y Terapia con Charlie (FDF), al entender que se programan en la franja de protección infantil reforzada con contenidos inadecuados para los menores.

En sendas resoluciones a las que ha tenido acceso Europa Press, la CNMC ha establecido para la cadena un plazo de diez días desde que reciba la notificación para cumplir con su decisión. No obstante, Mediaset podría poner un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses.

En el caso de Crónicas carnívoras, Energy emite entre cuatro y cinco capítulos todos ellos con la calificación por edades de ‘no recomendado para menores de 7 años’, uno de los cuales se emite en el horario de protección reforzada de 17 a 20 horas.

Este espacio es un programa de no ficción en el que el presentador visita en cada episodio una ciudad para conocer sus restaurantes y gastronomía más representativos. La finalidad del programa es participar en un concurso o reto consistente en ingerir enormes cantidades de comida, alimentos muy picantes o grandes ingestas en muy poco tiempo.

En la resolución, el organismo recuerda a Mediaset la responsabilidad de los medios de comunicación, a través de las emisiones efectuadas, y su “influencia en los menores para evitar conductas imitativas susceptibles de generar posibles situaciones de obesidad o sobrepeso”.

Contenido erótico
En cuanto a Terapia con Charlie, se trata de una serie emitida en FDF de lunes a viernes, de dos a tres capítulos cada día todos ellos con la calificación por edades de ‘no recomendado para menores de 7 años’, ocupando el horario de protección reforzada de 17 a 20 horas.

La CNMC considera que la línea argumental de este espacio “está centrada principalmente en el sexo y las relaciones sexuales, y los diálogos están llenos de connotaciones e insinuaciones de actos carácter sexual y contenido erótico no apropiados para los menores de 13 años por su carácter reiterativo”. Asimismo, entiende que abunda un lenguaje ligado también a temas de sexo, “relacionado en ocasiones con actitudes sexistas”.

Fuente: Europa Press