La seguridad del menor no está en venta

ICAAdinsblog0106

Las entidades que defendemos al usuario de medios audiovisuales sabemos que tenemos un hándicap impuesto por las grandes industrias que mueven millones con tal de que conseguir más espectadores. Siempre luchamos por la calidad audiovisual, pero cuando entra en juego la seguridad del menor tenemos que actuar lo más diligentes posibles, como ha pasado con las anomalías en el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA).

En España existe un órgano encargado de calificar todas las películas que se entrenan en nuestro territorio, el ICAA. El mes pasado ocho ex-vocales del ICAA dijeron que en esa institución se adjudican calificaciones fraudulentas por presiones externas. Esto es, que se rebajó la edad recomendada de algunas películas por influencia de las distribuidoras, ya que señalizar un film con una edad inferior a la adecuada supone más espectadores.

Ante este hecho, no nos podemos callar ya que se están anteponiendo los intereses económicos a la protección de los menores frente contenidos inadecuados y perjudiciales. Por eso, proponemos varias acciones. Primero de todo, abrir una investigación para esclarecer las supuestas irregularidades que se practican en el ICAA. En segundo lugar, redactar unos criterios claros y objetivos del sistema de calificación, teniendo en cuenta que es un servicio público que debe velar por el bien de los menores. Y, por último, crear un comité de valoración verdaderamente independiente.

Dada la situación actual de las irregularidades con la calificación de las películas y la masiva información que reciben los menores, creemos que es muy necesaria la formación de los jóvenes. Desde el Programa de Educación Audiovisual (PEA) se imparten sesiones a menores para enseñarles a identificar y clarificar el sistema audiovisual actual. Todo ello con el fin de dotarles de herramientas para que, en el día a día, sepan convivir con el mundo audiovisual, tan palpable en cada instante.

Algunos de los temas más candentes que abordamos son la influencia de las redes sociales, la manipulación de nuestros datos o las adicciones a los videojuegos. Además, ahora el PEA realiza una auditoria audiovisual del centro donde va a impartir una sesión, con la realización de unas encuestas a los futuros asistentes cuyos resultados se trasladan, más tarde, a informe detallado mostrando los datos más significativos.

Pero no solo los jóvenes pueden formarse con el PEA, sino todos los educadores y padres que lo deseen. Por eso, la Fundación Aprender a mirar tiene como principal objetivo mostrar las correctas prácticas audiovisuales desde el punto de vista de la neuroeducación y los hábitos de consumo.


Este artículo se publicó en Editorial. Añadir el enlace a tus favoritos.