Las pantallas, nuevos hábitos para el verano

Los colegios han cerrado sus puertas y, con ellas, los quehaceres habituales de los menores durante los últimos diez meses. El aprendizaje y el estudio académico dejan paso al ocio y a la diversión. Después de encajar las piezas del puzzle (campus, convivencias, colonias, casales, abuelos, primos, etc.) para que el ritmo familiar siga funcionando sin demasiadas dificultades, en algún momento, llegará ese periodo en el que la familia entera disfrute de unos días de vacaciones en común.

Estas fechas son una oportunidad para asentar las bases de una educación consciente y consensuada sobre el uso que adultos, jóvenes y niños hacemos de la infinidad de pantallas que nos rodean.

Como primer paso, se podrían establecer unas normas básicas:

  • no utilizar el móvil ni encender la tv en los ratos reservados para el desayuno, la comida o la cena;
  • no utilizar la tableta para matar ratos de ocio;
  • escoger una buena lista de películas para disfrutar en familia (en la web y App Contraste lo tenéis)
  • o decidir cuánto y cómo se va a ver la televisión.

A la vez, recordemos que las consolas portátiles son menos adecuadas para los menores que las de sobremesa. Elegir títulos en los que hay que competir en equipo o compartir es una buena fórmula para impedir que los niños se aíslen o se “empachen” con horas de juego incontrolado.

Como educadores, nuestra responsabilidad principal es, como casi siempre y en casi todo, el ejemplo. Debemos ser conscientes de que la fascinación por fotografiar, grabar y enseñar lo que hacemos o hacen nuestros hijos puede estropear el momento que vivimos con ellos. No conviene dar esa importancia a las imágenes y, mucho menos, crear en los menores la sensación de que lo más relevante es que otros vean lo que hacemos.

Otra opción es la de aprovechar estas fechas de verano para que los pequeños descubran el poder y la belleza de la lectura, de dibujar, pintar, construir e inventar y, por supuesto, disfrutar de la naturaleza. Todas estas actividades desarrollan virtudes y habilidades y asientan hábitos muy necesarios para su futuro, que no se encuentran en una tableta o en un videojuego, ni mucho menos en la pequeña pantalla.

Nuestros días de vacaciones también son una ocasión para informarnos sobre aquello que ven y frecuentan en internet o a lo que juegan. La App Contraste ofrece análisis sobre cine, tv, videojuegos y webs. Informarse es vital para conocer su mundo audiovisual y poder educarles en consecuencia.


Este artículo se publicó en Internet. Añadir el enlace a tus favoritos.