“Next programme”, por favor

Next es un programa que se emite en Neox en el que un participante va teniendo citas con uno o varios candidatos a ser su pareja –ya sean de su mismo sexo o sexo opuesto-. Las personas entre las cuales puede elegir no las conoce ni en persona ni fotografía. Si, después de unos minutos –o segundos- de conversación no le gusta el aspirante, sencillamente pronuncia la palabra Next –siguiente en inglés- y da paso al próximo “pretendiente”. Con cada uno de los candidatos, el participante tiene una cita de entre 1 segundo y varios minutos –máximo 20- y si le gusta, puede elegirle para un siguiente encuentro. En esta primera fase, por cada minuto que pasa, el candidato gana un euro así que, entre otras cosas, les interesa prolongar el encuentro. El “pretendiente” decide entonces, y según cómo sea el/la protagonista si tiene más citas con esa persona, o le da plantón y se queda con el dinero acumulado.

Tras el éxito en los 60 países en los que ha sido emitido, Zebra Producciones ha hecho para Neox la versión española de Next, un programa desenfadado de la MTV que pretende poner fin a una “cita aburrida”.

Una sociedad sin valores

Los participantes de Next –de entre 18 y 28 años- pertenecen a una clase de individuos con escasa educación y que tan sólo saben abusar de las malas formas y de los insultos hacia los demás. Cabe destacar la vulgaridad del vocabulario que utilizan los concursantes creando, con su abuso, el rechazo del espectador cultivado.

El programa se basa en las duras críticas de unos aspirantes hacia otros, de manera que lo acaban convirtiendo en el eje central de este espacio que, minuto tras minuto, va decayendo. Los participantes de cada uno de los programas de Next, que se emiten en Neox a diario, son un claro ejemplo de la sociedad “ni-ni” de la que tanto se ha hablado en los últimos meses. Jóvenes que no tienen nada que hacer, ni estudian ni trabajan y ocupan su tiempo libre yendo a espacios de esta índole en los que únicamente se ridiculizan a sí mismos.

Next es un programa “ejemplar” en cuanto a contravalores. En él se pueden apreciar altas dosis de conductas asociales, discriminación, erotismo, frivolización, pobreza lingüística, rencores, violencia verbal y un largo etcétera de actitudes que no son, en ningún caso, un modelo a seguir y “ensucian” aún más la oferta televisiva.

La superficialidad

Lo único que importa es tener un aspecto físico atractivo. Este es el lema con el que se desarrolla el espacio. Sus participantes sólo acuden a él con el objetivo de encontrar “pareja” para “pasar un buen rato”. Pese a que, desde un principio, algunos defienden que desean encontrar al hombre o mujer de su vida, cabe destacar que en un programa de estas características es totalmente imposible. Con tan sólo ver un minuto de Next todas las dudas referentes a las cuestiones mencionadas quedan más que solucionadas. Los participantes dan lástima.

El sexo está presente en prácticamente todas las conversaciones que se mantienen y, en ocasiones, llegan a ser explícitas con detalles totalmente innecesarios y que pertenecen estrictamente a la intimidad de una pareja que comparte mucho más que “pasar un buen rato”.

Un reflejo de la juventud actual

A lo largo de los últimos meses la televisión en España se ha centrado en producir realitites o coach cuyos protagonistas son jóvenes con una pésima educación. Una juventud sin valores, sin aspiraciones, sin fuerza de voluntad y sin ganas de realizar ningún tipo de actividad que les suponga esfuerzo. De este modo, se han emitido programas como Generación Ni-Ni en laSexta en el que un grupo de jóvenes, a lo largo de dos meses en una casa especialmente diseñada, vivieron un proceso de reeducación terapéutica –tuvo un frío debut con un 6,1% de audiencia-, un grupo de jóvenes conflictivos se enfrentaron a la supervivencia en la montaña en un último intento de reconducir su vida en El Campamento de Cuatro –sus audiencias rozaron el 10% a lo largo de todas sus emisiones-, Telecinco emitió Las Joyas de la Corona, un reality en el que los concursantes, en una casa, recibían clases de modales y actitud de diferentes profesores –llegó a un 15,1% de share- o el más que conocido Gran Hermano en el que varios concursantes conviven en una casa en la que no hay ningún tipo de intimidad –en su 12ª edición acumula alrededor del 20% de share en cada programa-.

Next es un programa más protagonizado por una serie de jóvenes sin valores que dan una visión distorsionada de la realidad y que obtiene a diario entre un 3,5% y un 4% de audiencia. Estos datos demuestran que a los espectadores españoles les agradan este tipo de espacios que, en vez de aportarles algo, les “deseducan” y les hacen perder el tiempo.

Next
se emite en la cadena juvenil del grupo Antena 3, Neox, por lo que busca un público adolescente, y lo encuentra. Los jóvenes a partir de 14 años son el público fiel de este espacio en el que se les muestra que tener pareja no es algo que haya que tomarse en serio, sino que es más bien un juego para divertirse.

Por otro lado, este programa ocupa una franja que se encuentra enmarcada dentro del horario infantil –de 6h. a 22h.- y que emite contenidos claramente no aptos para menores. Este dato verifica, una vez más, que las televisiones no cumplen el Código de Autorregulación que pactaron en su día. Demuestra que no velan por los derechos de los menores ante las pantallas y que tan sólo se preocupan por las cuotas de audiencia.

Firma: Laura Llauradó


Este artículo se publicó en Sin categoría. Añadir el enlace a tus favoritos.