Regresa el Agente 47

hitman_fichvj

La crítica del principiante

La saga Hitman siempre ha sido diferente a cualquier otra de acción. Aquí no premia la acción desenfrenada de gatillo fácil, sino la estrategia y el sigilo. Os presentamos su última entrega.

Piensa, luego actúa

Los juegos de esta saga siempre se basan en una misma jugabilidad: tenemos que asesinar al objetivo –ya sea un político corrupto, un narcotraficante o un mafioso con armas biológicas-. Para conseguirlo, tenemos libertad absoluta para movernos por un amplio escenario repleto de estancias y edificios que podemos explorar. A partir de ahí, debemos aprovechar las oportunidades que se presenten para acercarnos al objetivo y acabar con él. Sirva de ejemplo que podemos disfrazarnos de cocinero, bajar a las bodegas, recoger raticida y envenenar la comida.

A pesar de que tenemos libertad para usar la acción cuando queramos, lo cierto es que es un juego de sigilo y estrategia. Si nos descubren seguramente acabemos la partida a los pocos segundos, por lo que nos toca ser cautos y analizar muy bien el entorno.

Se trata de un juego para mayores de edad. En esencia es un título violento y sólo recomendado para adultos. Si bien hemos de decir que a diferencia de otros títulos del estilo, Hitman se centra más en la exploración, la estrategia y la imaginación para completar las misiones. Se agradece que no sea visceral y que podamos dejar a la gente inconsciente en lugar de matarla.
Su argumento, también de corte adulto, deja espacio para la reflexión sobre las consecuencias de jugar a ser Dios y fabricar al hombre-asesino-perfecto y su libertad: tus acciones determinan quién eres.

Conclusiones:

Hitman es un juego de acción diferente. Sustituye los disparos por el sigilo y la acción desenfrenada por la exploración y la estrategia. Evidentemente es sólo para adultos por el estilo de juego. Eso sí, es una opción interesante para mayores por lo original de su propuesta.

Podéis consultar la crítica completa en nuestra base de datos.