Señalización y control parental

señalización, menores, control parental

Por una correcta señalización

Hace tiempo que las Asociaciones de Consumidores de Medios Audiovisuales venimos denunciando el hecho de que la señalización que se otorga a las películas, series o programas de televisión no reflejan la realidad de los contenidos. Desde que se firmó el Código de Autorregulación, en 2004, las cadenas se comprometieron a la calificación de sus programas para facilitar la tarea educadora de los padres. En aquel momento, también se estableció un horario de protección reforzada durante el cual no podían emitirse espacios señalizados para mayores de trece años..

Más tarde, en 2010, este compromiso de la autorregulación se plasmó en la Ley General de la Comunicación Audiovisual, que adapta la Directiva Europa sobre la materia. En la ley española, se establecen las siguientes franjas de protección al menor: entre las 8 y las 9 horas y entre las 17 y las 20 horas en el caso de los días laborables y entre las 9 y las 12 horas sábados, domingos y fiestas de ámbito estatal. Los espacios no adecuados para menores de trece años deben emitirse fuera de estos horarios y, además, se mantiene el horario protegido durante el cual, de 6 a 22 horas, no pueden emitirse espacios calificados para mayores de dieciocho años.

Todo ello supuso, en su momento, un avance en la protección del menor en la señalización. Sin embargo, a falta de un organismo de control oficial, las cadenas asumieron el precepto y engañaron al espectador. De esta forma, si el horario de protección reforzada impedía la emisión de programas señalizados para mayores de 13 años, Sálvame se calificó con un +7 y España directo o El diario de Patricia con un TP (para todos los públicos). En este punto, cabe aclarar que la calificación de las películas y las series editadas en DVD corre a cargo de un organismo público, el ICAA (Instituto de la Cinematografía y de las Artes audiovisuales) y lo hace con criterios e iconografía propios.

Por fin, en 2013 se entrega la responsabilidad a la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia). Este es el organismo oficial encargado de velar por el cumplimiento de la Ley Audiovisual, el receptor de las denuncias de los usuarios y consumidores y el responsable de que los prestadores de servicios audiovisuales (como las cadenas de televisión) cumplan con su obligación de emitir una programación de calidad. En esta línea, el verano pasado la CNMC publicó unos nuevos criterios para la señalización de programas. Desde TAC colaboramos en esta definición de los parámetros que se deben tener en cuenta para dictaminar la edad pertinente del espectador, propusimos la unificación de criterios con otros sistemas de calificación como PEGI (Información Paneuropea sobre Juegos) y denunciamos los incumplimientos reiterados de las cadenas de televisión.

Pero todo esto, aunque es mucho, no basta porque la batalla, ahora, se centra en establecer unos sistemas de control parental eficaces en internet. Y es que ¿de qué sirve la calificación o el retraso de la hora de emisión de un espacio que se puede consumir libremente desde las webs de la propias cadenas televisivas?


Este artículo se publicó en Editorial. Añadir el enlace a tus favoritos.