Almost human
Título original
Almost human
Género
Subgénero
Cadena TV
- Emisión
Temporada
1
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
45'
Fecha de producción
2013
País

Almost human

3 / 6
Humor 2/5
Acción 3/5
Violencia 2/5
Sexo 1/5

Joel Howard Wyman, productor de Fringe, se pone al frente de esta fallida serie de ciencia ficción. Fue fallida por no haber conseguido renovar en su primera temporada pero, por todo lo demás, es un título inteligente que no tuvo suerte en la época en la que se estrenó.

Basada en la clásica utopía sobre la inteligencia artificial –cuando los robots sean la perfecta compañía del ser humano–, también incorpora en su línea argumental la quimera del alma conferida a los androides y los límites de la ciencia. Es prescriptivo aceptar el punto de partida que propone Almost human y pasar por alto ciertas licencias que se toman los guionistas para resolver los casos. No se trata de una ficción de riguroso procedimental policíaco (esas en las que se esclarece un crimen y todo queda perfectamente explicado). Aquí, lo que interesa son los personajes, la acción y la ambientación en un mundo futurista y alejado de nuestra realidad actual.

Sin duda, se ha buscado la identificación del espectador a través de un protagonista que debe redimirse y no puede hacerlo solo. John (Karl Urban) es el policía que necesita la ayuda (aunque le cueste reconocerlo) y Dorian (Michael Ealy) el robot que se la presta, pero también se recurre a otros humanos que son parte fundamental en el futuro de John, la capitán Maldonado (Lili Taylor) y la detective Stahl (Minka Kelly). Con este elenco, los casos se suceden en cada capítulo mientras los personajes principales evolucionan coherentes y haciendo gala del sentido del humor, valentía y lealtad.

A pesar de que, en algunos episodios, los casos a los que se enfrentan son algo retorcidos y poco apropiados para los menores, Almost human no recurre a la violencia o al sexo explícito para atraparnos. Elige, a cambio, la sugerencia de las emociones, el humor, los efectos especiales y la acción llena de utensilios futuristas para entretenernos. Y lo consigue sin dificultad.

Simple en su planteamiento, perfecta en su puesta en escena y ambientación, irónica en sus diálogos y modesta en sus aspiraciones, Almost human sirve de divertimento audiovisual convincente e, incluso, original. Una pena que sólo contemos con trece capítulos.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.