American horror story
Título original
American horror story
Género
Subgénero
Cadena TV
Emisión
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
60'
Fecha de producción
2011
País

American horror story

2 / 6
Humor 0/5
Acción 0/5
Violencia 3/5
Sexo 4/5

Ryan Murphy y Brad Falchuk, los creadores de esta serie, ya han trabajado juntos en otros productos entre los que destacan Glee o Nick Tup. Ahora, proponen en este nuevo proyecto una experiencia para adultos algo desconcertante. El terror es sin duda una de las bazas fundamentales con las que juegan los guionistas y, sin quitar méritos, es uno de los géneros más atractivos para la industria y para el espectador.

En un ambiente fastuoso de mansiones y barrios adinerados, los malvados espíritus recorren las estancias de un restaurado caserón de principios del siglo XX. Pero no sólo las víctimas de los pasados y brutales crímenes están atormentadas. En esta ficción todo es angustioso y desolador. El matrimonio protagonista vive abrumado por un pasado que no logra superar. La hija adolescente encarna un personaje depresivo y con tendencias suicidas. La vecina chiflada que es madre de una joven subnormal a quien tolera pero odia profundamente. Y, por si no fuera suficiente el elenco de desgraciados personajes, el protagonista ha trasladado su consulta psiquiatrica a su propio hogar, lo que facilita el trasiego de mentes perturbadas y perturbadoras.

Sin resultar novedosa en el género, American horror story sabe recrear la tensión, el horror y la desconfianza, fundamentalmente a través de sus personajes, pero el entorno, la iluminación y la fotografía también ayudan a captar el clima de terror que se desprende de las macabras historias. Los flashback, útiles para ilustrar el pasado tortuoso de los diferentes habitantes de la mansión, son recurrentes y necesarios para la evolución y comprensión de la narración en cada capítulo ya que, los protagonistas del pasado vuelven al presente para torturar a los vivos.

Hasta aquí, se podría hablar de una serie que rescata el género de terror para narrar historias inquietantes con elementos paranormales. No obstante, sus creadores han decidido incluir una carga nada despreciable de erotismo que la convierten en un espacio despreciable por su zafiedad. Las abundantes y descarnadas escenas de sexo explícito, innecesarias para que la acción avance, se incluyen simplemente como reclamo para el espectador que busque ese tipo de emociones en la pequeña pantalla. Lo cual, es una lástima, pues American horror story cuenta con un entretenido guión, provoca inquietantes sensaciones y, todo ello, a través de un reparto muy convincente.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario