Blue bloods: Familia de policías
Título original
Blue bloods
Género
Subgénero
Cadena TV
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
45'
Fecha de producción
2010
País

Blue bloods: Familia de policías

3 / 6
Humor 0/5
Acción 1/5
Violencia 1/5
Sexo 1/5

A sus dos creadores, Mitchell Burgess y Robin Green, se les conoce por haber participado en otros clásicos televisivos como Los Soprano o Doctor en Alaska. Blue bloods emana  la fuerza que caracteriza a ese tipo de series que pueden llegar a tener un largo recorrido en la pequeña pantalla y convertirse en un clásico. Cuenta, por ahora (2012) con dos temporadas, pero todo indica que habrá más.

Sin duda, Blue bloods ha pretendido reflejar con seriedad el trabajo de unos hombres que creen en su país y en su profesión. No en balde, la serie incluye muchos toques patriotas, típicamente americanos. Quizá, por este motivo, el trabajo de los personajes resulta más verídico que en otras ficciones similares. El clan familiar es un buen recurso para mostrar al espectador los difíciles momentos por los que atraviesan sus protagonistas quienes, además de luchar contra el crimen, deben enfrentarse a sus debates morales internos.

La justicia se presenta como un bien deseable, aunque a veces inalcanzable y el sistema legal también se balancea en esta producción que se centra más en lo humano que en lo resolutivo o legalista.

En cada capítulo, se propone un caso fácil, una discusión familiar entre lo correcto y lo incorrecto y una trama sumergida sobre la corrupción del Cuerpo que está siendo investigada por el FBI. Es, sin duda, mucho material para poder estirar las tramas tanto tiempo como sea conveniente. Los problemas personales, siempre ligados a la familia, son parte fundamental de la carga moral de Blue bloods.

Es enriquecedora la presentación de los diferentes personajes que encarnan posturas radicalmente encontradas, en algunos aspectos, y complementarias en otros. Ya en las dos primeras entregas, el espectador ha podido situar a cada uno de ellos, y si los guionistas lo permiten, irán evolucionando gracias un una línea argumental más tridimensional que en otras series policíacas.

Los actores encajan bien en su cometido de narrar historias personales que, en el fondo, proponen siempre una reflexión al espectador. Situarse en el papel del protagonista para saber lo que uno mismo haría en las circunstancias que se narran es un logro de esta producción de la CBS. El reparto coral también ayuda a diversificar los relatos y amenizar la trama que se presenta, fundamentalmente, como un drama policial para adultos, austero en escenas de acción pero rico en emociones.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario