Daredevil (T1)
Título original
Daredevil
Género
Subgénero
Cadena TV
- Emisión
Temporada
1
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
60'
Fecha de producción
2015
País

Daredevil (T1)

3 / 6
Humor 1/5
Acción 3/5
Violencia 3/5
Sexo 0/5

El héroe ciego de Marvel planta cara a la corrupción en la Cocina del Infierno. A golpe de artes marciales se desarrolla esta ficción algo tenebrosa, de argumento ágil y poco delicada en sus expresiones violentas.


En este título caminamos bajo las sobras gracias a Drew Goddard (Marte) y a un super hombre que, a pesar de no poder ver, observa el mundo detenidamente. Matt nos enseña a prestar atención a los detalles y a sacar provecho de las “discapacidades” personales. Como es lógico, no hablamos aquí de los poderes que suplantan la deficiencia visual del protagonista, sino del discurso que fluye en toda ficción de super héroes: la capacidad de superación personal y la generosidad de ponerse al servicio de los demás, aun a costa de la propia vida. Y bajo la oscuridad de Daredevil también se desliza esa lucha interior en la que se intenta justificar los medios por un fin loable. No obstante, todo esto se lleva a cabo en el universo fantástico del cómic y el fondo puede desvanecerse entre las luces de los efectos especiales, las historias imposibles, los personajes carismáticos y los escenarios digitales.

Por su parte, la serie encuentra su sitio entre tanta oferta similar y lo hace gracias a la acertada configuración de sus protagonistas, a unos malvados inteligentes con capacidades afectivas, a algunos toques de humor bien colocados y a la destreza de sus guionistas, que no pretenden aleccionar ni convencer, sino solo entretener. De esta forma, Daredevil sirve para evadirse en un lugar ficticio donde, como todos sabemos, los buenos siempre acabarán por imponerse a los malos.

El único reproche a la serie es esa desmesurada exhibición de la violencia provocada por la ira, donde sangre, vísceras y huesos sucumben bajo sonidos desagradables y dejan poco margen a la imaginación. Por lo demás, si uno es fan del género, ésta es una propuesta más que aceptable que hay que disfrutar sin encender demasiadas luces, no sea que acabemos por ver sus defectos.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.