Jessica Jones (T1)
Título original
Jessica Jones
Género
Subgénero
Cadena TV
- Emisión
Temporada
1
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
45'
Fecha de producción
2015
País

Jessica Jones (T1)

2 / 6
Humor 0/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 2/5

Una de las más jóvenes heroínas de Marvel llega a la pequeña pantalla para protagonizar estas aventuras desalentadoras, teñidas de gris y con aroma de whisky rancio. Sólo para “comiqueros” capaces de soportar esta historia sin relevancia.


Los cómics nos sugieren que la vida de los super héroes es compleja, sofisticada y muy ajetreada. Y las series para televisión suelen escoger sólo algunos de los acontecimientos de sus protagonistas para iniciar las temporadas. Pero si el título triunfa entre la audiencia, los guionistas tienen material para rato.

En el caso de Jessica Jones, la encargada de la radiografía audiovisual de este personaje de novela gráfica es Melissa Rosenberg, de quien también dependió la saga de Crepúsculo. Con esta nota, advertimos de las intenciones de su creadora, ya que se encuentran en la serie algunos de sus rasgos característicos: el uso de la cámara lenta para acentuar las emociones, la espiral egocéntrica de su protagonista femenina –incluso destilan el mismo aire gótico las dos actrices que encarnan a Jessica (Krysten Ritter) y a Bella (Kristen Stewart)– y la exaltación de la mujer como centro de sus intereses. De esta forma, sin haberlo comprobado, el espectador sabe que está frente a una serie femenina, hecha por mujeres y para mujeres.

También puede introducirnos en el universo de Jones reconocer que Jessica es un personaje joven (cuya primera aparición fue en 2002), hija del nuevo siglo y heredera de una sociedad turbulenta. De hecho, ha sido protagonista en la línea editorial de Marvel dirigida al público adulto (llamada Max) y en ella no se ahorran ni tacos ni escenas de sexo explícito (igual que en la serie). Con el tiempo, esta depresiva heroína parece calmarse, incluso llegará a ser madre, no obstante no es esta la historia que nos cuenta Netflix, sino una de las etapas más oscuras y perturbadoras: el reencuentro con su secuestrador y su consiguiente venganza.

Bien facturada, con ritmo y un abanico de personajes que ayudan a conformar el universo de la protagonista, esta serie puede entretener. Sin embargo, la figura de una joven autodestructiva, poco social y con graves problemas afectivos no es lo más atractivo que pueda ofrecerse a un público que todavía permanece en la incógnita de su propio yo. Por tanto, no busquemos en este título una oferta juvenil ya que Jessica Jones pertenece al lado tenebroso de los super héroes. Y, aunque sí es verdad que se palpa en ella la necesidad de hacer el bien y ayudar desinteresadamente, son pocos los destellos de calidad entre tanta existencia gris y sin sentido. Jones es, al final, una heroína sin caché, entregada a los desaciertos de la época en la que le ha tocado vivir.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.