Lucifer (T2)
Título original
Lucifer
Género
Subgénero
Cadena TV
Temporada
2
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
45'
Fecha de producción
2016
País

Lucifer (T2)

2 / 6
Humor 2/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 2/5

La segunda temporada, como ya anunciamos en el análisis de la primera entrega, estira y complica una trama de fantasía y la acerca más a la mitología griega que a las verdades sobre Dios y sus ángeles. La aparición de Charlotte, como madre de Lucifer y los demás ángeles, la caída de Amenadiel, el asesinato de Uriel y los utensilios mágicos adornan esta ficción en la que el humor sigue siendo uno de sus componentes más efectivos.

Sin pretender dar lecciones al espectador, Lucifer enfrenta los sentimientos humanos a los “celestiales” y hace de la culpa, la redención, los errores cometidos, el perdón, el arrepentimiento y las segundas oportunidades un valor sólo posible en el tiempo terrenal. Con ello, queda claro que la vida es una ocasión para rectificar, mejorar, comprender y disculpar. Ése es el lado bueno de la serie.

El menos bueno, o el más reprochable, es la innecesaria revisión de las bajezas humanas y su exhibición que, a pesar de que se muestran en clave de humor, alejan a la audiencia más joven. También destaca la ligereza con la que se trata el bien y el mal, el relativismo de algunas cuestiones y la atractiva personalidad del diablo. Claro que hablamos de ficción y en ella todo es posible, hasta que el diablo se redima por amor.

Una vez subidos al descapotable de Lucifer, solo nos queda dejarnos llevar a gran velocidad por Los Ángeles y dejar de analizar los componentes de esta serie que, sin duda, son poco sólidos aunque muy efectivos. Escenarios de lujo, vidas excéntricas, protagonistas guapos y mucha irónica inmoralidad para un producto que no hay que tomarse en serio.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.