Mónica Chef
Título original
Mónica Chef
Género
Subgénero
Cadena TV
- Emisión
Temporada
1
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
23'
Fecha de producción
2017
País

Mónica Chef

2 / 6
Humor 1/5
Acción 0/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Tópicos a granel para un plato que se cocina sin originalidad y al que le falta el aderezo de la sorpresa o, únicamente, de la calidad audiovisual a varios niveles.


Tres productoras se unen para realizar este espacio que nada tiene de singular o laborioso. Con admirable simpleza, Mónica Chef incorpora las tendencias adolescentes más habituales y ofrece un conjunto lamentable. Descifrando la receta que da pie a un plato tan poco selecto, encontramos ingredientes de gran consumo juvenil como la temática culinaria (extraída de otros formatos famosos), la estancia en una escuela de élite (igual que en Luna y tantas otras propuestas), las diferencias sociales sobre las que no cabe duda de cuál es la buena y cuál la mala (siempre en los extremos), las riñas por malos entendidos más que salvables (y poco relevantes), los dimes y diretes de las redes sociales (¡cómo no!) y el clásico enamoramiento adolescente que quita el hipo por su sosería; sin olvidar la ramita de perejil para adornar el plato que, en este caso, se trata de algún videoclip (en forma de ensoñación) interpretado por la protagonista.

Lo peor es ver allí a la más que capacitada Marta Calvó (Motivos personales) y a un desaprovechado José Manuel Seda (Yo soy Bea). Sin duda, la única que sobresale en un reparto muy cuestionable es María de Nati en el papel de la malvada Vanesa. Aunque, para ser justos, hay que decir que la ególatra Vanesa es quien tiene más posibilidades de brillar, y que el resto hace lo que puede con sus insípidos personajes.

Para completar la experiencia Mónica Chef se ofrecen, al margen de la serie, unos vídeos protagonizados por la mejor amiga de Mónica, Bárbara. Ella es la encargada de poner al día a sus seguidores de lo último acontecido en la vida de la futura chef a través de pequeños clips que sube a la red. Y entonces, surge una duda: ¿qué tipo de vida es la de quien vive la vida de los demás?

Por último, diremos que sus creadores se dirigen a una audiencia entre ocho y doce años, un público que habitualmente carece de ofertas interesantes y de calidad. Advertimos de que Mónica Chef no viene a cambiar esa realidad y sí, quizá, a empobrecer la experiencia audiovisual de los espectadores más crédulos y moldeables que tiene la pequeña pantalla. Por ese mismo motivo, hay que ser muy conscientes de la responsabilidad que uno tiene a la hora de cocinar estos platos televisivos y parece que el equipo de cocina no ha pensado demasiado en ello. Esta serie es una fritura de productos industriales, con mucha grasa y pocos ingredientes saludables.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.