Proyecto Bullying
Títol original
Proyecto Bullying
Gènere
Cadena TV
Emissio
Temporada
1
Llenguatge
Valoració
Public
()
Durada
45'
Data de producció
2017
País

Proyecto Bullying

3 / 6
Humor 0/5
Acció 1/5
Violència 2/5
Sexe 0/5

Para empezar, se impone, hacer un comentario al margen del análisis del programa que nos ocupa: Proyecto Bullying. Resulta que el grupo mediático que lo emite, Mediaset, inunda sus parrillas (gran parte destinada a la audiencia joven) con programas como Hombres y mujeres y viceversa, Sálvame, First dates, La que se avecina, Gran hermano o Gym Tony, entre otros. Espacios en los que se promulga la banalidad, se juega con la violencia verbal, se discrimina a la mujer, al hombre y a cualquiera por su condición, por sus actos o por sus palabras (incluso se han llegado a sacar a la luz exclusivas de gente que ya ha muerto y no puede defenderse). Se aplaude el insulto y se premia el sensacionalismo y el rumor. Se reconoce a la persona por su físico y se huye de la cordialidad y el respeto. Y en Boing, no mejoramos mucho con series animadas como Hora de aventuras, Gumball, Tito Yayo, Clarence, etc.

Después de la probada influencia que ejercen estos productos en su audiencia juvenil e infantil, se podría afirmar que Mediaset primero contribuye a crear los monstruos y luego los señala. Así nace este espacio que pretende erigir la bandera contra el acoso escolar. Pues resulta que ya es un poco tarde. ¿Que toda la culpa del bullying la tiene la televisión y, en concreto, el grupo de Mediaset? Claro que no. Pero si ellos mismos son conscientes de la influencia y del favor que hacen a la sociedad denunciando un tema tan relevante como este, ¿por qué no son igual de conscientes cuando se habla de la influencia negativa de sus programas estrella y actúan con coherencia?

Y, ahora, pasemos al programa que la productora Verve ha adaptado a partir del formato holandés para el grupo Mediaset. De partida, Proyeto Bullying, tiene bastantes pros y algunos (pocos) contras. Sobre los “pros” diremos que siempre es buena la denuncia de injusticias y, si es al menor, mucho más. También, sensibilizar sobre un problemática cada vez más extendida es, o debería ser, una de la obligaciones de los grandes medios de comunicación (que hace lustros que sólo se dedican al entretenimiento y a ganar audiencia). De ahí que, solo con el título, ya mostremos interés por este espacio.

En esta ocasión (a pesar de algunos deslices casi inevitables) el programa huye del morbo, el show o lo que se conoce como “la lágrima fácil”. Se compone de un esquema claro: identificar el problema, aportar pruebas y buscar soluciones. Así, se desarrolla una historia con final feliz que se sigue sin trabas y con mucha implicación emocional.

¿Qué aporta Proyecto Bullying? Para las víctimas de acoso escolar es importante constatar que hay otros jóvenes que sufren igual que ellos y saber que se puede superar esa situación. Para los padres y educadores, este programa es un “despetador”. Para los acosadores, un descubrimiento del daño que causan y un revulsivo purgante. Para los políticos, una denuncia hacia su pasividad sobre el tema y, por último, una alarma para aquellos centros escolares que no quieren afrontar la realidad.

Con estos fines, y una producción más o menos contenida, no queda más que aplaudir la iniciativa de Proyecto Bullying y esperar que cunda el ejemplo y no termine en un programa-denuncia del montón. El tema se lo merece y los adolescentes también.

Firma: Mar Pons