Stalker
Título original
Stalker
Género
Subgénero
Cadena TV
Temporada
1
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
45'
Fecha de producción
2014
País

Stalker

3 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 2/5
Sexo 1/5

Kevin Williamson, responsable de la adolescente Crónicas vampíricas, es el creador de este drama psicológico de fácil absorción. En conjunto, y en comparación por ejemplo con Chance, la serie ni es muy dramática ni muy psicológica, pero es la disolución de sus ingredientes junto con la acción, el procedimental policíaco (a veces un poco previsible), la tensión sexual no resuelta (durante un tiempo) y la variedad de las tramas lo que lo convierte en el producto ideal para las noches veraniegas (o para cualquier otro momento en el que no queramos pensar mucho).

Stalker combina los mecanismos clásicos de la ficción seriada y lo hace con buenos resultados. Entretiene porque sabe medirse en sus exposiciones, alternando drama, acción, suspense y humor. También atrae el conjunto de personajes, cada uno con sus particulares rarezas y sus diferentes niveles psicológicos. Y, consigue no hacerse repetitiva al abordar el tema del acoso desde muy diferentes ámbitos. Claro que, si viviésemos como en EE.UU. en casas sin rejas, una sobreexposición a la serie nos podría llevar a comprobar la cerradura de las ventanas cada noche antes de irnos a dormir.

En fin, Stalker es una ficción que no renueva el género pero tampoco lo daña y, como consecuencia, brinda a los espectadores afines a las series policíacas una oportunidad de evasión y, posiblemente, también algún que otro momento de angustia, tensión y duda. Puede, tal vez, que nos decepcione llegar al final de la temporada, ya que no se renovó para una segunda entrega, y nos quedemos con ganas de más. Sin embargo, en este caso se justifica aquello de “lo bueno, si breve…”.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.