Súper Torpe
Título original
Súper Torpe
Género
Subgénero
Cadena TV
Emisión
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
30'
Fecha de producción
2011
País

Súper Torpe

1 / 6
Humor 1/5
Acción 1/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Música, uniformes, caras bonitas y pelos perfectamente colocados en un nuevo colegio de élite y en más casas adosadas es la propuesta clónica que Disney Channel ofrece a los preadolescentes.

Se trata de un nuevo culebrón argentino con sello parecido a Floricienta (Mauro Scandolari está en este proyecto como director), Patito feo o Consentidos. No hay nada que no esté ya en los anteriores títulos, ni siquiera se ha mejorado en Súper Torpe. Todo es rancio, meloso, simple y bobo, con una visión de la adolescencia exclusivamente centrada en conseguir la aceptación del otro, sobre todo del chico popular, el que se dedica a la música.

El producto pretende atornillar la imagen-cliché del preadolescente fascinado por la fama y el éxito social y amoroso, en un mundo de adultos menos competentes que un animal de compañía. Aunque la serie no recorre los caminos exaltados, hiperconsumistas y hedonistas de Rebelde way y otras propuestas de esta gama, el tono infantil no favorece la inteligencia del espectador ni despierta unas miras más altas que ser reconocido y aplaudido.

El esquematismo de los guiones, la pobreza de decorados y la incapacidad expresiva de los intérpretes dibujan un panorama desolador para un público mínimante exigente. Suerte que, cada vez más, padres y educadores piensan que los menores también tienen derecho a reivindicar productos de calidad y a aprender a juzgarlos. La esperanza está en la educación audiovisual, tanto en casa como en la escuela, y en los vaivenes de las modas, que se llevan las fórmulas agotadas y, con suerte, traerán otras mejores.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario