Tu cara me suena
Título original
Tu cara me suena
Género
Subgénero
Cadena TV
Emisión
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
90'
Fecha de producción
2011
País

Tu cara me suena

2 / 6
Humor 3/5
Acción 3/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

Mira quién imita o Lluvia de famosos serían títulos también muy acertados y descriptivos para este programa de quien es claramente heredero, junto al eterno Operación triunfo.

Tu cara me suena es la nueva apuesta de Antena 3 TV para renovar su parrilla, en esta operación de decapitación del corazón y el morbo y reforestación del entretenimiento familiar. Este talent-show, género poco habitual en la cadena del Grupo Planeta, juega la baza de que sus precedentes Mira quién baila o Lluvia de estrellas fueron éxitos en su momento reciente y más remoto y ya forman parte del imaginario colectivo. Por eso, el día de su estreno ha conseguido un digno 14% de cuota de pantalla y un promedio de dos millones de espectadores.

Vistos todos los referentes y el inconfundible sello de Gestmusic y Tinet Rubira, pocas sorpresas puede ofrecer este concurso, a excepción de ver a unos haciendo el ridículo -eso sí, con una intención benéfica- y a otros -sobre todo los que son cantantes- manteniendo el tipo, con la tristeza de saber que podrían estar entonando sus propias piezas en lugar de imitar a compañeros de estilos totalmente distintos al suyo, con resultado algo grotesco.

En medio de imitación e imitación quedan esos festivales de entrevistas y presentaciones predecibles, esas lluvias de adulaciones entre concursantes, presentador o jurado, esos comentarios sin contenido –todos ellos tantas veces oídos en otros programas, incluso internacionales-, y ese tono ligero, que nos recuerda que estamos ante dos horas de contenidos efímeros y totalmente intrascendentes. Tampoco se pretende otra cosa.

Manel Fuentes está en su sitio, no busca protagonismo (cosa poco frecuente entre los presentadores), pero tampoco está tan suelto como en un entorno de entrevista-entretenimiento. Y la anécdota que empaña esa pretendida blancura del producto, son algunas coreografías más propias de una barra de discoteca o de gogó pasada o pasado de rosca.

Firma: Lourdes Domingo


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario