Ven a cenar conmigo
Título original
Ven a cenar conmigo
Género
Subgénero
Cadena TV
Emisión
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
30'
Fecha de producción
2017
País

Ven a cenar conmigo

2 / 6
Humor 2/5
Acción 2/5
Violencia 1/5
Sexo 0/5

El formato que ya vimos en Antena 3 llega con innovaciones a Cuatro. Entremés ligero, con toques ácidos y mucha mala leche.


La idea original proviene de Reino unido bajo el título Come dine with me, y ha sido adaptado en más de cuarenta países de todo el mundo. Esta versión española cuenta con la voz en off de Luis Larrodera quien, con la ayuda del montaje adecuado, imprime su carácter desenfadado y una ironía imprescindible para afrontar el programa.

Y es que el punto de partida es atractivo, pero el resultado es friki. Sólo el casting ya delata el objetivo de enfrentar a los concursantes y hacerlo en situaciones pintorescas. Además, el trabajo de postproducción pone sobre la mesa los ingredientes principales de esta receta audiovisual. Ven a cenar conmigo apuesta por el humor (sin importarle cómo se ridiculiza a los participantes) y la manipulación de lo que dicen o hacen sus protagonistas (como en First Dates, Quién quiere casarse con mi hijo, Un príncipe para…, etc).

Ya no es posible asistir a un simple concurso, ahora debemos transigir con la crítica, los cotilleos, los dramas personales y las rencillas superficiales. Y, aunque no se debe negar el divertimento que provocan esas reuniones de gente tan dispar, es obligado destacar la necesidad de recuperar el respeto y dejar de caricaturizar a todo el que se ponga a tiro en televisión.

Este programa está tan bien hilado que, si el lunes nos convence el plantel de invitados de la semana, lo más probable es que no nos perdamos ni una de las cinco cenas. Y sí, quizá pasemos un buen rato viendo Ven a cenar conmigo pero, tal vez, deberíamos considerar qué es lo que nos entretiene de este espacio y qué nos queda de todo ese circo.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.