Vigilados. Person of interest
Título original
Person of interest
Género
Cadena TV
- Emisión
Temporada
1
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
45'
Fecha de producción
2011
País

Vigilados. Person of interest

3 / 6
Humor 0/5
Acción 3/5
Violencia 3/5
Sexo 0/5

De la promoción de esta serie se extraen tres aspectos destacables. El primero es que se trata de una producción de J.J. Abrams, un rey Midas de la televisión norteamericana que ha sacado a la luz títulos ya convertidos en clásicos como Perdidos, Finge, Alias o Undercovers. En segundo lugar, la participación de Jonathan Nolan en la creación y en el guión. Nolan ha firmado las historias dirigidas por su hermano Christopher Nolan: El caballero oscuro, El truco final o Memento. Y, por último, el dúo protagonista formado por dos interesantes actores; Michael Emerson más conocido, por ahora, como Ben Linus en Perdidos y Jim Caviezel (The Prisoner).

Con estos ingredientes es difícil no crearse unas felices perspectivas. No obstante, cabe recordar que la pequeña pantalla se debe a unos fines comerciales que, en muchas ocasiones, pueden empañar un producto prometedor. Puede ser el caso de Person of interest, ya que en este título no se reconoce el genio creador de Abrams ni la oscura e intrigante pluma de Nolan.

El argumento se simplifica con tramas procedimentales que consisten, capítulo tras capítulo, en buscar, encontrar y defender o atrapar la la persona de interés. Se alterna víctima o criminal para mantener a la audiencia expectante y, en cada entrega, se cierra la historia central.

Person of interest se aleja todo lo posible del recurso tan utilizado por Abrams de dejar al espectador en vilo hasta la siguiente emisión. De esta forma, es fácil seguir un producto que no requiere ser visto desde el principio para poder comprender la trama argumental. Aunque, eso sí, los personajes evolucionan a medida que se suceden los capítulos y, poco a poco, el espectador puede identificarse con los protagonistas, sus miserias, sus miedos y su necesidad de redención. Es, en este sentido, donde podemos encontrar el mayor aliciente de esta ficción.

Tanto Emerson como Caviezel -un tanto encorsetados en sus papeles predecibles- se sumergen en la piel de dos hombres abrumados por las acciones cometidas en el pasado y que, precisamente por ello, se autoexcluyen de la sociedad en la que habitan, pero de la que viven al margen. En su búsqueda de redención personal, cada uno encuentra en el otro su pasaporte para la paz emocional y para la tranquilidad de espíritu. En este dúo, además, se plasma la siempre atractiva idea de super héroe que se da sin pedir nada a cambio. Así, en este negocio donde los dos son imprescindibles, el bien común se convierte en el objetivo primordial, aunque no sea el motivo fundamental de sus actividades.

Por otro lado, la idea subyacente de la vigilancia omnipresente a la que estamos sometidos, en esta era de la comunicación, aporta una pincelada de tensión aunque no deja de ser más que eso, una pincelada. No se debe, por tanto, pedir más a esta ficción de lo que puede dar. Y lo que da Person of interest es entretenimiento bien facturado, con secuencias de acción equilibradas y una buena dosis de irrealidad a través de historias ligeras y asequibles para la gran mayoría. Una oportunidad “desengrasante” para pasar la noche de los miércoles.

Firma: Mar Pons


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario